Monthly Archives: December 2013

Nuestra Mesa – Recetas Típicas Navideñas: Pierna Navideña

 

Foto: Manuel Rivera – Ciudad de México, México

Esta es la segunda receta de nuestra deliciosa serie. La preparación de este platillo requiere dos días.

PIERNA NAVIDEÑA 

Según la receta de la señora Lilia Gómez Rojas, Ciudad de México, México

(20 Personas)

Ingredientes

  • 1 Pierna de cerdo de 5 kg
  • 300 ml de vino blanco
  • 6 dientes de ajo
  • Sal y pimienta al gusto
  • 250 gr de chile ancho
  • 1 cebolla
  • 1 bolillo
  • 5 tortillas
  • 1 rajita de canela
  • 2 zanahorias
  • 8 hojas espinaca
  • 15 ciruelas pasas
  • 20 nueces
  • 20 almendras
  • 200 gr de jamón en trozos grandes
  • 1 lt de refresco de cola

Preparación

Un día antes:

1. Inyecta la pierna con el vino blanco, por distintas zonas.

2. Mecha la pierna haciendo incisiones con un cuchillo,e introduce el tocino, la zanahoria, la almendra, la nuez, el jamón, la ciruela pasa y la espinaca.

3. Muele  el ajo, mézclalo con sal y pimienta y unta la pierna con esta mezcla.

4. Deja reposar toda la noche .

Para el adobo

1. Desvena y asa el chile ancho. Pónlo a remojar en agua hirviendo por 10 minutos

2. Mientras, pon a freír la canela. Muélela con el chile y su agua de remojo, las tortillas, la cebolla, sal y pimienta.

3. Unta la pierna con la mitad del adobo y báñala con 250 ml de refresco de cola

4. Mete la pierna al horno precalentado a 200° (hornea 1 hora por cada kilo)

5. Baña la pierna cada 45 minutos con el adobo y el refresco restantes.

6. Cuando ya esté cocinada déjala reposar antes de partirla para que no pierda sus jugos

Encuentra más recetas navideñas haciendo click aquí

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México.

Calabaza en Tacha: Dulce Tradición

Foto: Manuel Rivera

Foto: Manuel Rivera

 

Si ustedes como nosotros alguna vez se han preguntado cómo es que la calabaza en tacha ha merecido tan peculiar nombre,  el chef Aldo Saavedra nos saca de la duda al contarnos que en los ingenios azucareros de principios de la colonia,  la calabaza era introducida en un cesto cónico o cilíndrico fabricado con hojas de palma conocido como “tompeate” ( del náhuatl “tompiatli” ), mismo que posteriormente era confitado en dos calderas de un horno muy grande en el que se hacía el azúcar, y en las que se juntaba un jugo muy concentrado al que hoy conocemos como piloncillo. Una de las calderas se conocía como la “melera” y la otra como la “tacha”. De aquí el nombre de este tradicional postre.

Y aunque las fiestas típicas del otoño en estas latitudes  ya culminaron, y la calabaza en todas sus formas (desde el café de moda hasta el pie) abruptamente cede lugar a los sabores propios de invierno, la calabaza en tacha es un postre delicioso que puede disfrutarse siempre y cuando la calabaza fresca esté disponible.

INGREDIENTES

  • 2 lbs (1 kg) de calabaza de Castilla
  • 2 lbs  (1 kg) de piloncillo
  • 8 tazas de agua
  • 1 raja de canela de 3 in. (10 cm)
  • 1 naranja ( ralladura )
  • 6 pimientas gordas enteras
  • 4 anís estrella
  • 3 rebanadas de jengibre

 PROCESO

  • Lava la calabaza y las naranjas.
  • Parte la calabaza en trozos pequeños
  • Pon el agua, el piloncillo, la canela, la naranja, la pimienta, el anís y el jengibre en una cacerola. Cocina a fuego lento hasta que se deshaga el piloncillo.
  • Agrega la calabaza  y cocina durante 5 horas a fuego medio. Mueve periódicamente.
  • Confirma la sazón y asegúrate de que la calabaza esté cocida.
  • Retira del fuego y deja enfriar.
  • Acompaña con un vaso de leche o sírvela en un plato con leche.

 

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México.