Monthly Archives: September 2016

El Zacahuil y el Xojol: Delicias de la Huasteca

14172033_10153721809232051_2104054013_n-1

Zacahuil. Foto: Gaby Navarro

Por: Gaby Navarro

¡La huasteca, mi huasteca! Ese pedacito de México que hermana los estados de Tamaulipas, Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, la Sierra Gorda de Querétaro e incluso un poco de Puebla. La llevo en la sangre con orgullo y con amor en el corazón. Con una tradición gastronómica ancestral, la región huasteca sorprende a propios y extraños con su variedad.

Hoy he elegido dos platillos, el zacahuil y el xojol. Les hablaré de su historia y elaboración para trasportarlos a mi tierra, donde el aroma del primero invita a celebrar, mientras que el olor a canela y piloncillo del segundo, los hace sentir en casa.

El Zacahuil

En 1431, los pueblos de la huasteca eran dominados por Tenochtitlán, Texcoco y Tacuba, por lo que Moctezuma hizo prisioneros a los caudillos, nobles, caciques y reyes de la región. Antes de llevarlos a prisión, los cautivos eran humillados al ser obligados a vestirse de mujer, pintarse a la usanza tradicional y  bailar la Danza de Moctezuma en Cuextlán, (misma que hoy en día conocemos como “danza de los comanches”). En 1468 los pueblos comenzaron a pagar tributo a un “calpixqui” (mayordomo) de Moctezuma llamado, “Quimichtín” o ratón, a quien los huastecos dieron el  nombre de “Huehutli” (huehue-viejo, tlicutli-brasas), cuya interpretación es la de “viejito caliente”.

“Huehutli”, entre otras atrocidades, sacrificaba niños recién nacidos para chuparles la sangre, acto que según él, servía para recuperar la juventud. Además, abusaba sexualmente de niñas, mujeres y ancianas.   Los huastecas, furiosos, se  negaron a seguir pagando tributo a los aztecas, y posteriormente se levantaron contra ellos. Una vez que los huastecos se enteraron de que los aztecas habían sido derrotados por los tarascos, buscaron a “Huehutli” y lo tomaron prisionero, lo mataron y lo degollaron. Posteriormente,  lo envolvieron en masa martajada, enchilada y molida en un metate, cubriéndolo con hojas de papatla (una hoja parecida a la del plátano ). Fue de esta manera, que con todo su cuerpo prepararon por primera vez un “chacahuil”: hicieron un enorme hoyo en la tierra, el cual llenaron de piedras ardientes y brasas.  Una vez cocido, el platillo se repartió entre todas la mujeres ultrajadas con el fin de limpiar su honra. Mientras lo comían, las mujeres gritaban jubilosas “tlanque cualantli” (se acabó el problema). Esta práctica se popularizó, transformándose en una tradición durante las guerras.  A los enemigos se les tomaba como prisioneros y los huastecos hacían el zacahuil para comérselos. Con la llegada de los españoles, el zacahuil comenzó a preparase con la carne del guajolote o del puerco.

Para nosotros los huastecos de la zona sur de Tamaulipas y norte de Veracruz, el mejor zacahuil es sin duda el que se hace en la vecina población de Pánuco, Veracruz a escasos 50 minutos de Tampico.

El lugar donde debes comerlo es sin duda la fonda “Doña Vicky” ubicada en calle Lerdo de Tejada #219, donde su propietaria doña María Virginia Villalón lleva más de 45 años cocinándolo. Doña Vicky ha sido homenajeada en diversas ocasiones por el gobierno municipal de Pánuco, y ha sido embajadora de la comida huasteca, llevando su zacahuil desde California hasta Japón. Ella nos contó que para hacer un buen zacahuil, se  debe primero “arreglar” una base de lámina con 20 hojas de plátano, se prepara la masa con manteca chile cascabel y un poco de royal y aparte se elabora el “chilpán” (adobo) con chile molido, pimienta, cebolla, todo frito. Con esta mezcla se baña la carne y se pone dentro del zacahuil, se cierra y se ata con cordón para meterlo al horno de barro (de preferencia) por 10 horas. ¡Un sólo zacahuil puede alimentar desde 30 hasta más de 100 personas! La consistencia de este manjar es como de atole: la masa forma pequeñísimas “bolitas” que parecen arroz.  El sabor es delicioso, la mezcla de la masa con la carne y el “chilpán” es irresistible. ¡Tienen que probarlo!

El Xojol

Xojol Huasteco Fuente de Foto: https://patrimoniohuastecahidalguense.wordpress.com/2012/10/27/gastronomia/

Xojol Huasteco. Fuente de Foto: Patrimonio Huasteca Hidalguense

El Xojol (“ojo” en tének), es un platillo típico de la huasteca hidalguense. El mejor lugar para comerlo es Huejutla de reyes, Hidalgo.  Tan grande como el zacahuil, la principal diferencia entre uno y otro radica en que el Xojol es dulce y se elabora a base de masa martajada, canela, coco, piloncillo, pasas y manteca envueltos en hoja de papatla. El Xojol se hornea también en horno de piedra, o de lodo, y su sabor es excepcional. Es ideal acompañarlo con café negro recién hecho. Su detallada técnica de preparación sigue perdurando aún con el pasar de los años, conservando la esencia y tradicionalidad que solo la huasteca puede ofrecer.

Hasta la próxima ¡Abrazos Jaibos!

 

gabyGaby Navarro es corresponsal de La Vitamina T. Además de su infecciosa pasión por su natal Tampico, y su conocimiento sobre la gastronomía y tradiciones locales de primera mano, Gaby es dueña de la empresa de banquetes Fextivo. Encuéntrala a esta extraordinaria embajadora tampiqueña en su página de Facebook 

 

On-The-Go Goodness: LALA Yogurt Smoothie! #LALAforLife

1cebd762-63f9-11e6-a717-22000a66c666yogurt3Breakfast is my battle cry. In my view, this is the most important meal of the day. So, when Enrico has no time to whip up his famous made-from-scratch waffles, or his mean chilaquiles verdes, I immediately look for an on-the-go alternative that will help me face whatever the world might have in store for me.

I need something tasty for inspiration, and definitely protein for power.

I was so excited to hear that LALA Yogurt Smoothies had arrived in the US. The concept of drinking something packed with healthy and yummy goodness has always made me think of the licuados my mom used to make for us before school, plus, LALA is already a brand that I know and love. I definitely had to jump at the opportunity to try them.

This is what showed up at my door!

I recently had the perfect opportunity to put LALA Yogurt Smoothies to the “taste”- I had them handy while organizing our recent Noche Mexicana. I was in crazy(er) mode for a few days, and needed a ready-to-go healthy option way beyond the ubiquitous coffee and pastry that would only offer a boost with empty calories. I went through three of the flavors in a wide available assortment: Strawberry, Strawberry Banana and Tropical Mango. With real fruit, calcium and protein, getting your vitamins A & D never tasted so good! I even had one as a snack.

yogurt2

So what is next? Trying to find them at my nearest store. Luckily, LALA is a click or two away: http://www.lalafoods.com/where-to-buy/ If you don’t find your LALA Yogurt Smoothie near you, tell LALA you want it! #LALAforlife

Now, if I could only get some bottled sleep to go too!

Go to LALAFoods.com to find LALA Yogurt Smoothies near you

This is a sponsored conversation written by La Vitamina T on behalf of LALA Yogurt Smooothies. The opinions and text are all mine.

Enchiladas Suizas – Prueba Esta Deliciosa Receta de la Chef Priscilla Curiel

Foto: Chef Priscilla Curiel

Foto: chef Priscilla Curiel

Hace unos días, la chef  Priscilla Curiel, del restaurante Talavera Azul, en San Diego, nos habló sobre su pasión por la comida mexicana, y de sus platillos favoritos: las enchiladas suizas.

Una de las historias que más me gustan sobre el origen de este plato, se remonta a la época de la caída del imperio austro-húngaro, en la que un miembro del servicio de Maximiliano de Habsburgo  huyó a Coahuila y posteriormente a la Ciudad de México con las recetas que se servían a los emperadores. Armado con conocimientos y técnicas europeas, decidió abrir un café al que llamó “Café Imperio”.  Aquí, se dice que las enchiladas se hicieron de fama para después integrarse por clamor popular al menú de un afamado restaurante ¨de sociedad¨ y, posteriormente, a otros mucho más accesible, como el que ahora sabemos ligado a una famosa empresa de telefonía celular.

Pero para que no se queden con las ganas de probar esta verdadera delicia independientemente de sí están en México (o en San Diego), o no,  aquí está la receta para que la preparen en casa.

Enchiladas Suizas (Rinde para 5 personas)

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo
  • 10 tortillas de maíz
  • 8 tomatillos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de cilantro
  • 1 taza de crema mexicana o queso crema
  • 1 taza de queso oaxaca o de manchego ( al gusto)
  • sal (al gusto)
  • pimienta (al gusto)
  • 1 taza de aceite vegetal

Proceso:

  1. Pon los 8 tomatillos y los 2 chiles serranos (sin semillas) en una cacerloa con agua suficiente que cubra los ingredientes. Deja que el agua hierva con una flama alta.
  2. Deja que los ingredientes hiervan por unos 10 minutos sin que el tomatillo se pase, por que se vuelve amargo. Después pon los ingredientes de la cacerola en una licuadora.  Agrega una media cebolla, los dientes de ajo y las ramas de cilantro con ¼ de crema mexicana o del queso crema.
  3. Licúa todos los ingredientes y vuelve a poner la salsa en una cacerola para que se termine de cocer.  Un buen tip es agregar el cilantro en crudo hasta el final para que la clorofila le agregue más color verde a nuestra  salsa.
  4. Deja unos 10 minutos más a fuego medio y agrega la sal y pimienta al gusto.

Tortillas

  1. En una sartén, pon una taza de aceite vegetal a calentar a fuego medio o alto.
  2. Toma una tortilla con pinzas y ponlas en el aceite por cada lado durante 7 segundos. No dejes que se frían de más por que quedan duras como tostada y no nos sirven para nuestras ricas enchiladas. Las tortillas deben quedar ligeramente fritas.
  3. Recuerda colocar las tortillas en unas servilletas para ese exceso de grasa.

El gratinado

  1. Calienta el horno a 250F. En una charola honda, pon las tortillas rellenas con el pollo deshebrado en rollitos y cúbrelas con la salsa.
  2. Pon rebanadas delgadas con queso rallado Oaxaca o Manchego sobre las enchiladas.
  3. Déjalas en el horno aproximadamente durante 10 minutos o hasta que el queso se derrita.
  4. Para finalizar esta receta puedes pon más crema encima de las enchiladas. D   ecora con rodajas de cebolla.

POMELO_20150811081604_saveLa chef Priscilla Curiel lleva la pasión gastronómica en las venas. De linaje restaurantero, esta joven chef, banquetera y estilista gastronómica, deleita a sus comensales con platillos nostálgicos y auténticos como los chilaquiles y las enchiladas suizas. Visita a la chef Curiel en su restaurante “Talavera Azul” en Chula Vista, California.

 

This post was first published in LaVitaminaT.com on 9-27-2015