Author Archives: lavitaminat

Mexico’s Day of the Mule: Hybrid Animals, Hybrid Celebrations:

Photo credit: Lissette Storch – Mexico City, Mexico

If you find yourself in Mexico during the months of May or June, and you see mules made out of dried corn leaves being sold everywhere, you might wonder if this handcraft is part of the local charm. It is, but only seasonally. This hybrid mammal appears just in time for the Catholic celebration of Corpus Christi or Día de la Mula (Mule’s Day), and sometimes you may find them stuffed with candy.

Some attribute the association of mules with this festivity to the fact that in the 1500s, the faithful went to church carrying the best of their harvest on their mules to give thanks. This is a nod to pre-Hispanic rituals, in which gratefulness was shown to several deities through offerings.  Even today, more than 500 years later, it is easy to see pre-columbian traditions seeping through modern-day celebrations.

Others explain this whimsical tradition with legends featuring mules kneeling down in reverence. My favorite one is the story of a man who, while wondering if he should dedicate himself to a life of priesthood, asks God for a sign. When he went to church on a Corpus Christi Thursday, he found himself in the midst of a crowd of men and mules. The man said to himself that if God were present, even the mules would kneel down. The story, of course, tells that a mule did.

Curiously, the word “mule” is also used it to refer to someone who is advantageous. If someone wishes you un ‘Feliz Día de las Mulas’ it could be either friendly ribbing, or time to wonder…

Nuestra Mesa: Receta para Hacer Flan de Queso (Video)

Con mucha emoción aquí les tenemos la receta del chef Aldo Saavedra para preparar un delicioso flan de queso. ¡Con todo y video!

 

INGREDIENTES

  •  4 huevos
  • 700 ml leche
  • 300 ml crema de leche
  • 250 gr requesón o queso doble crema
  • 200 gr azúcar
  • 1 vaina de vainilla o 2 cdas de extracto de vainilla
  • caramelo líquido para el/los moldes.

PROCESO

  1. Pon a hervir la leche y la vaina de vainilla abierta por la mitad y con la semillas sumergidas para que suelten todo el sabor. Pon a fuego lento durante 15 min.
  2. Tapa la cacerola y deja enfriar.
  3. Una vez que la leche esté fría, licúala junto con los huevos, la crema, el requesón y el azúcar.
  4. Vierte la mezcla en un recipiente de plástico y deja que se disuelva la espuma que se formó.
  5. Pon el caramelo al molde o a los moldes donde se va a preparar el flan
  6. Ya con el caramelo en los moldes, y una vez que la espuma se ha desvanecido de la mezcla, tapa los moldes con aluminio y pónlos a baño María.
  7. Precalienta el horno a 150ºC y mételos ya en baño María al horno y dejar hornear por  al menos una hora y media.
  8. Saca del horno y deja enfriar sobre una rejilla.
  9. Ya frío, meter al refrigerador durante al menos 3 horas.
  10. Pasar un cuchillo por la orilla del molde,  voltea sobre un platón y sirve.

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México. Encuentra más información sobre el chef Saavedra en México de mis Sabores.

Speaking Mexican (and What it Really Means)

Phyllis Marquitz is a food-industry professional. Born and raised in Pennsylvania, her job relocated her and her family to Mexico City, where she had the opportunity to enjoy, understand and appreciate the local culture and flavors first hand. These gracious guests were in turn, a gift to Mexico- they are vocal Mexico enthusiasts, even to the point that Phyllis’ husband is the editor of soccer blog, soccer mexicanaPhyllis is also a long-time reader of La Vitamina T. Earlier this year, I had the privilege to meet her personally during one of her business trips to Chicago.

Although zapote,  the fruit Phyllis talks about in her post, is also available in Central and South America, she associates this fruit to the time she spent in Mexico.

By: Phyllis Marquitz

 

Photo credits: Manuel Rivera

Photo credits: Manuel Rivera

This morning I was yapping with my son (he is four, so we usually weave in an out of subject matter and  season the “conversation” with silly-sounding words).  We were discussing colors and fruits and how to make juices of different hues.  We eventually settled on green and used some fading, very ripe kiwi to bring it to life.  Along the way, giggling and thinking he had stumped me,  he asked, “what about BLACK  juice?”  “Zapote!” I immediately responded. But, “how do you say it in English?,” he said.  Since there isn’t an English translation,  he filled in impatiently, “do you mean, the name is only in español?”

I’ve been dwelling on it all morning.  Because to me, the name is not only in español, the name is in… Mexican.

Today I miss Distrito Federal and the genius chilango with a little stand that would mix zapote with citrus to balance it out.  I miss drinking pudding and sweet orange nectar.  I miss real jugo verde, even though the kiwi juice is pretty good.

If you don’t know black Zapote, this seasonal fruit is apparently a distant relative to the persimmon.  It has a pulpy middle that gets squeezed into an amazing pudding texture.  People say it is like dark chocolate pudding, but I get light hints of anise too.

Photo Credits: Luisa López

Photo Credits: Luisa López

When I was growing up, saying that someone was “talking Mexican” could be taken as a snide or as an ignorant remark about someone speaking Spanish, whether or not they were from Mexico.  This went along with all the assumptions people make about immigrants.  This resonated, with me, as my mother was an immigrant, even when she wasn´t Latin American.

I always associated the idea that people used the term “Mexican” to describe the language, with ignorance. Just like everything else, now I know it is much more complex than that.  Years later, here I am, wanting to tell my son (I didn’t because we had moved on to talk about snails and chess) that Zapote wasn’t only Spanish, it was much more specific and loaded with memories:

It was, well, Mexican.

 

Para Mamá, ¡Flores! Prepara unos Ricos Tacos de Jamaica con esta Receta

 

Foto: Chef Aldo Saavedra

Foto: Manuel Rivera

 

NUESTRA MESA

También usada para hacer agua fresca, esta deliciosa flor de singular textura y sabor puede aprovecharse para hacer ambos.

INGREDIENTES

• 100 gr flor de Jamaica seca
• 1 cebolla morada picada finamente
• 1 diente de ajo
• sal de mar
• pimienta negra molida al momento
• 10 tortillas
• aceite cantidad suficiente.
• 1 tz crema fresca
• 100 gr queso fresco.

PROCESO

1. Pon a cocer la Jamaica en agua hasta que suelte todo el color y pónla a escurrir
2. Deshebra la Jamaica y reserva.
3. Pon el ajo y la cebolla a sofreír, agrega la Jamaica, mueve constantemente y sazona.
4. Saca de la sartén, reserva y dejar enfriar.
5. Utiliza las tortillas recién hechas para hacer los tacos, o caliéntalas para que estén mas flexibles.
6. Rellena con las flores de Jamaica y enrolla.
7. Pone a calentar una cantidad considerable de aceite para freír los tacos.
8. Escúrrelos y sírvelos, acompañados de crema fresca y queso en migajas

 

 

 

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México. Encuentra más información sobre el chef Saavedra en  México de mis Sabores.

 

 

Cinco Facts You Need to Know About Cinco de Mayo

Puebla is the state where this delicious mole comes from.

Puebla is the state where this delicious mole comes from Photo: Lissette Storch

As a Mexican transplant in the US, the festivities around Cinco de Mayo don’t resonate with me.  Although proud of the Mexican unlikely victory against the much better equipped (and considerably larger) French army in 1862, the connection between the Battle of Puebla and images of sombreros, cacti and mustaches continues to puzzle me.

I must admit I have become much more adept at keeping a blank face when people wish me a “happy Cinco de Mayo”. I still interchangeably try to deliver a history lesson or change the subject. This is no easy feat. How do you break the news that a party in honor of a Bacchus dressed in mariachi garb is not at all how Mexicans celebrate? Plus, and more importantly, this is not the point!

In fact, Mexicans don’t usually throw Cinco de Mayo parties. This holiday to us is more about parades and essay writing. We also sometimes get a day off (my favorite part). I worry that by exploiting this poorly-timed celebration of Mexican heritage, Mexicans themselves are just perpetuating this misconception. For example, I was horrified at the rendition of the Mexican national anthem during the recent Pacquiao vs. Mayweather fight with this pretext. If this was not contrived, I do not know what is.

Don’t get me wrong, I recognize and appreciate the opportunity to celebrate, as long as it is clear that this festivity has nothing to do with Mexico’s Independence Day, and more importantly, that Mexico’s cultural contributions cannot be summed up in a few clichés. So, if you are going to throw a big Cinco de Mayo party, here are cinco things you need to know.

Now, if you ask, me, I’d rather get a day off.

  1. Cinco the Mayo commemorates the Mexican unlikely victory over the French army at the Battle of Puebla on May 5, 1862.
  2. Puebla is the state in Mexico where you can find one of the finest mole such as mole poblano (Pueblan).
  3. In Puebla, you can also find cemitas, a brioche-like bread with sesame seeds.
  4. The Mexican victory was short lived. Napoleon regrouped, and two years after the Battle of Puebla, finally won. With this, Mexican gastronomy was transformed.
  5. Mexicans celebrate with a parade, a day off and representations of the battle. If you want to receive a puzzled look, wish a Mexican a ‘Happy Cinco de Mayo’.

Nuestra Mesa: Celebra el Día del Niño con esta Receta para Hacer Tamales Colados de Maíz

tamales colados (2)

Foto: Manuel Rivera para La Vitamina T

Muy a tiempo para celebrar el Día del Niño, y gracias a la extraordinaria labor de antropología culinaria de nuestro querido amigo y colaborador, el chef Aldo Saavedra, nos es posible compartir con ustedes esta receta originaria del municipio de Ejutla, en el estado de Jalisco. Estos tamales son refrigerados, no puestos al vapor, como más comunmente se preparan. El chef Saavedra  documentó esta joya de la comida conventual durante una visita a un convento de monjas adoratrices, ubicado en este antiguo pueblo Jaliscience.

Rinde 2 docenas

INGREDIENTES

  • 24 pz hojas de elote fresco
  • 10 elotes tiernos desgranados
  • 5 lt de leche
  • 5 tz azúcar refinada
  • 5 rajas de canela (5cm aprox)
  • 2 cdas bicarbonato
  • 5 cdas fécula de maíz (maizena)

PROCESO

  1. Cubre las hojas de elote con un trapo húmedo para mantenerlas frescas.
  2. Muele los granos de elote con un litro de leche ( muy bien molidos) y cuélalos.
  3. Coloca 3 y 3/4 de leche con azúcar, bicarbonato y canela en una olla a fuego medio.
  4. Mueve constantemente para que se incorporen los ingredientes y se disuelvan. Pasados los 10 minutos, retira la canela.
  5. En la taza de leche restante, disuelve la fécula de maíz, agrégala a la leche que esta en la olla y revuélvela.
  6. Agrega la mezcla molida de los elotes licuados y colados. Continúa removiendo la mezcla hasta que se espese y se pueda ver el fondo de la olla.
  7. Retira del fuego. Con una cuchara, pon la mezcla en las hojas de maíz de manera individual, doblando las hojas de la parte de abajo y acomodar en un recipiente con cuidado.
  8. Ya que todos los tamales estén acomodados, mételos al refrigerador por aproximadamente 3 horas o hasta que estén bien fríos.
  9. Una vez que los tamales estén fríos, sírvelos como postre o para la cena.

¡Feliz Día del Niño!

 

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México. Encuentra más información sobre el chef Saavedra en México de mis Sabores.

Nieve de Sabores (The Many Flavors of ‘Snow’ )

A few of the many flavors of nieve. Photo Credit: Manuel Rivera. Mercado 20 de Noviembre, Oaxaca México

In Mexico, and especially in Oaxaca, the art of making nieve (Spanish for ‘snow’) is a tradition passed on from generation to generation. For centuries, nieve artisans or neveros have crafted this dessert by hand, using only fruit and no artificial coloring or flavoring. If you are in Oaxaca, you will easily be able to indulge in this festive edible art, which will lure you from wooden containers on streets and markets. A wide array of both usual and unexpected  flavors is typically available wherever nieve is sold- chocolate, strawberry, corn, cheese, mezcal, rose, avocado and soursop, to name a few. There are also deliciously surprising combinations such as the popular beso de ángel, or  ¨angel´s kiss¨, which typically combines cherries with almonds and other fruits, delivering a complex yet delicate texture and flavor.  Although still widely available, today, artisan nieves face the overwhelming competiton of mass-produced ice cream.

Priest, Peasant, Pop Icon: Pulque

Photo credit: Emma Victoria del Ángel

Pulque Coconut Curado. Photo: Victoria del Ángel

 

When trying to talk about pulque, it is only possible to scratch the surface. An ancient fermented drink made with nectar from 12-year old agave plants, this milky alcoholic substance has a soap opera-worthy history. Once a prominent sacred potion, and esteemed secular remedy to which aphrodisiac and extraordinary nutritious properties were attributed, pulque has also gone from being anything from the stigma of the demons of a caste, to the protagonist of the movement of Mexican independence.

500 years later, and after enduring both the rejection and nationalistic embrace of its own people, this drink continues to be a relevant part of Mexican life and popular folklore. In the early 1900s, more than one thousand pulquerías peppered the streets of Mexico City, with catchy, tongue-in-cheek names reflecting the innate humor of Defeño* social dynamics- “The Other Church”, “A Lady’s Belch”, “Better Here than There” (for an establishment across from a cemetery). Also, many of them are hosts to quite a collection of Mexican art.

Although today pulque is consumed primarily in rural areas where its  complex drinking and serving etiquette lives on, there seems to be a movement of resurgence in Mexico City. Tasting tours are now also available.

Because the drink is fermented, selling it in cans is impractical, but may still be found. The best pulque is freshly fermented, and it is usually enjoyed by itself or mixed with fruits, in which case it is called curado. I have not stumbled upon pulque breweries in Chicago, but then again, I have not purposefully looked for them either yet, although I have read about people who brew their own for personal consumption. If you are outside of Mexico and know where to find pulque, here is chef Victoria del Ángel’s recipe to make your own coconut curado:

Curado de Coco

4 cups of fresh pulque
 1 cup of shredded coconut
1 can of creme of coconut
 Sugar to taste

Directions:

  1. Mix all the ingredients in a blender slowly incorporating the pulque.
  2. Refrigerate for 30-60 minutes.
  3. Serve.

*Defeños are citizens of Mexico City

Chef Victoria del Ángel discovered her passion for cooking at the age of three. Fascinated by Mexican cuisine, she obtained a degree in gastronomy by the Escuela Superior de Gastronomía in Mexico and a graduate degree by the Culinary Institute of Switzerland. Currently, Victoria is the owner of a chocolate boutique,  Xocolat del Ángel,  in Jilotepec, México.

 

 

 

Nuestra Mesa – Pescado a la Veracruzana

Foto: Manuel Rivera

Foto: Manuel Rivera

Para esta temporada de Cuaresma, el chef Aldo nos trae a Nuestra Mesa, una receta directa del sureste: pescado a la veracruzana.

Rinde: 5 personas

Ingredientes:

• 1/2 kilo de jitomate
• 5 chiles güeros en escabeche
• 1 cebolla blanca mediana
• 2 dientes de ajo
• 4 cucharadas soperas de aceite de oliva
• 15-20 aceitunas verdes
• 2 cucharadas soperas de alcaparras
• 1 cucharadita de orégano seco
• 1 hoja de laurel
• Sal
• 5 filetes de pescado blanco (tilapia, robalo, cazón, mero, lenguado, etc.)

Preparación:

1. Pela los tomates y córtalos en trozos de 2 ó 3 centímetros.
2. Pica la cebolla y los dientes de ajo.
3. En una sartén calienta 2 cucharadas de aceite, fríe la cebolla y el ajo a fuego mediano hasta que la cebolla se ablande y se vuelva transparente, teniendo cuidado de que que no se dore.
4. Agrega el jitomate, el chile, las aceitunas, las alcaparras, el orégano, la hoja de laurel y la sal. Fríelo, moviéndolo frecuentemente, durante unos 30 minutos, hasta que esté cocido.
5. Rectifica la sazón.
6. En otra sartén, calienta las dos cucharadas restantes de aceite y coloca los filetes en el centro de la sartén en una sola capa. Fríe los filetes durantes unos minutos hasta que estén cocidos y empiecen a dorarse, volteándolos una vez. El tiempo necesario variará de 3 a 6 minutos, según el grosor de los filetes. Al voltearlos, utiliza una espátula o una pala de madera con bastante cuidado para que no se rompan.
7. Cuando está cocido el pescado, viértele encima la salsa. Permita que se cueza durante un par de minutos, luego apaga el fuego.
8. Para servirlo, coloca un filete y una parte de la salsa en cada plato.
9. Acompáñalo con arroz blanco.

El chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México.

El Chile Mexicano: Aventuras y Tormentos de un Viajero Milenario

Puesto de chiles en el mercado de San Juan en la Ciudad de México. Foto: Brenda Storch

Por: Chef Betty Vázquez

“Honor a quien honor merece”, rindo un merecidísimo homenaje a este viajero maravilloso al rastrear sus andanzas desde esta nuestra cocina prehispánica hasta las mesas universales.

Gracias a las obras de Bernal Diaz del Castillo (primer historiador de la conquista española) y Fray Bernardino de Sahagún, se conocen muchos datos sobre el uso del chile en la dieta de los aztecas, “sin el chile, los mexicanos no creen que están comiendo”.

Es bien sabido que el Rey Fernando y la igualmente Católica Reina Isabel, se decidieron a patrocinar la expedición colombina con la esperanza  de que don Cristóbal hallara un camino marítimo hacia las ricas islas de la especiería de las Indias orientales y que de ellas llevara a España oro y especias. No es de extrañar que el almirante, creyera haber llegado a las Indias cuando apenas desembarcaba en Santo Domingo, y que al ver y probar aquellas pimientas en vainas muy fuertes, pensara haber hallado la pimienta que buscaba.

El Dr. Diego Chanca, de Sevilla, quien acompañó a Colón en su segundo viaje como experto botánico, se asombró ante la variedad inmensa de árboles desconocidos que encontró. Conforme los europeos se adentraban en las fértiles tierras americanas, descubrían que los chiles se daban en todas formas y tamaños inimaginables: redondos, cónicos, largos, torcidos, en forma de botoncillos, de zanahoria, de pera, verdes, anaranjados, escarlata, amarillos, casi blancos y por supuesto algunos feroces y otros cuyo tamañazo pareciera portar mayor dulzura.

El chile fue repatriado por Cortés y de ahí llevado a diferentes lugares. Debido a que los chiles se hibridizan con facilidad,  las semillas mexicanas se aclimataron y en todo el mundo se multiplicaron y desarrollaron nuevas formas y picores. Hoy podemos decir que hay por lo menos 3000 variedades de chile en el mundo.

En los años siguientes a la conquista, ocurrió un sincretismo alimenticio, en las mesas de los mexicanos se podían ver la combinación de la cocina de los dos mundos, sin duda promovida por los criollos, que desde su nacimiento estaban acostumbrados a los sabores de las dos cocinas. Al incorporar el chile con  jitomate, tomate verde y algunas plantas aromáticas como el epazote, el pápalo y el cilantro, nacieron las salsas, llamadas en náhuatl, chilmolli. Es muy fácil imaginar los olores y sabores en las mesas de los mexicanos, quienes hace’ian uso de chiles ahumados, frescos, verdes, amarillos, suaves, picantes y otros subidos de tono que hay que manejar con cuidado.

Las variadas cocinas regionales de nuestro país aprovechan con imaginación los chiles en moles y salsas de de riqueza de sus sabores, colores, grados distintos de picor. En 1776, el padre capuchino Francisco de Ajofrín, comentaba en sus notas, que las comidas del país, están cargadas de chile, con platos como mole, clemole, enchiladas, tamales, pipián y frijoles.

En el primer libro de cocina de la colonia “Historia de la comida en México”, de Armando Farga, se dejaba constancia de la continuidad del uso de los chiles en la dieta de los mexicanos pero pocas veces había una lista de los ingredientes o una descripción de la manera de preparar los alimentos, los recetarios como los conocemos en nuestros días aparecieron en el siglo XIX.

Tal como los botánicos clasifican a este fruto en géneros silvestres y domesticados, nosotros  dividimos a los chiles mexicanos en nacionales y regionales. Los nacionales son los que han entrado en redes de comercialización y llegan a todos los rincones del país, mientras que los regionales son los que se consumen en sus zonas de producción.

Chiles nacionales: ancho, cascabel, chipotle, chile de árbol, guajillo, habanero, jalapeño, manzano, morita, mulato, pasilla, pimentón, poblano, puya , serrano.

Chiles regionales (tomamos solo uno de los más representativos de los estados productores de chiles): amash, bandeño, blanco, bojo, bola, caloro, carricillo, catarino, colorado, comapeño, cora (del estado de Nayarit ), corazón, costeño, criollo, cristal, cuicateco, chilacta, chilcoxle, chihuacle, chiltepe, chiltepin, chile de agua, de chorro, de la tierra, de onza o de ramos; guajón, güero, loco, miahuateco, mirasol, negro, pasado, pasilla axaqueña, piquín, tabaqueño, x-cat-ik

No hay que olvidar que cada uno de ellos, ahumados o secos, toman diferentes nombres que vienen a multiplicar las salsas y los guisos del país.

Chipotles, Pasillas y Guajillos

El chile ha sido una constante cultural, tanto en la dieta básica como en la vida de los mexicanos, pues ha aportado color, sabor y variedad s su dieta de maíz y fríjol desde hace miles de años.

El sabor picante de los chiles no ha disminuido, se considera el habanero como el chile más picante del país y este se produce en el sur de México. Sin embargo la comida de Yucatán casi no lleva chile. Los chiles menos picantes, como el guajillo, proporcionan un sabor muy especial a los platillos. El guajillo es suave, se agradece que existen chiles de todos los sabores y picores para complacer el gusto de todo comensal.

El sabor de un chile está concentrado en el pericarpio del fruto, que es su cubierta externa, lo picante se encuentra en la placenta del chile, los de color más subido tienen generalmente más sabor que los de tono pálido.

En cuanto a su aportación alimenticia, el chile es una fuente importante de nutrientes en una dieta balanceada, ya contiene vitamina C, vitamina A y pequeñas cantidades de vitamina E, P, B1, B2, B3.

El Chile, También es Cultura

El chile en México se suele relacionar con la virilidad y por ende con el machismo.

A lo largo de la historia, ha sido asimismo parte del instrumental de los curanderos y sigue siendo usado como medicamento. Los aztecas recurrían al chile para aliviar el dolor del oído infectado, el estreñimiento y los dolores del parto. En la colonia lo recomendaban para ayudar a la digestión, siempre consumido con moderación.

El chile como objeto ritual era usado en ceremonias prehispánicas en honor de la diosa de las plantas. En algunas fiestas religiosas del país, se usa para honrar a santos católicos, pero todavía contienen una parte importante de las creencias y ritos precolombinos. Se puede ver a San Francisco en su día llevar un collar enorme de chiles en el cuello, llamado masúchiles, palabra náhuatl que se puede traducir como manojo de flores.

La gran variedad de chiles existente en México ha sugerido y permite la elaboración de innumerables, guisos. Además, es base fundamental del recetario nacional, que podemos dividir en encurtidos, moles, salsas, adobos, aderezos y su uso inmediato mordiendo el chile verde, así como su incorporación en ensaladas, ceviches y barbacoas, en forma de las tradicionales rajas: de poblano, cuaresmeño, chilaca.

Hoy en las mesas mexicanas, el chile nos acompaña en el desayuno, comida y cena, y se tenemos invitados los hacemos probar las salsas en diferentes picores, esperanzados a que disfruten como nosotros de las delicias de este viajero milenario que ha dado tanto a las cocinas del mundo, lo peor que puede pasar es encontrar que el paladar de nuestro comensal haya sido demasiado delicada y aquí aplicaremos el dicho,

“Pior es chile y l´agua lejos.”

Que lo disfruten y buen provecho….

PcbVmypV_400x400

Photo: Bold Magazine, Canada. Tomada del perfil de Twitter de la Chef Vazquez con su permiso.

La chef Betty Vázquez González, es propietaria y chef ejecutivo del restaurante “El Delfín” ubicado en el Hotel Garza Canela, en Nayarit, México. Educada en el Cordon Bleu en Paris, y posteriormente en España, para Vázquez, la calidad de los ingredientes y las técnicas gastronómicas de punta son elementales para darle vida a su visión culinaria: una mezcla de sabores tradicionales y métodos modernos que tiene como fin, elevar la percepción de la comida mexicana en el mundo.