Category: Restaurant by Name

El Chile Mexicano: Aventuras y Tormentos de un Viajero Milenario

Puesto de chiles en el mercado de San Juan en la Ciudad de México. Foto: Brenda Storch

Por: Chef Betty Vázquez

“Honor a quien honor merece”, rindo un merecidísimo homenaje a este viajero maravilloso al rastrear sus andanzas desde esta nuestra cocina prehispánica hasta las mesas universales.

Gracias a las obras de Bernal Diaz del Castillo (primer historiador de la conquista española) y Fray Bernardino de Sahagún, se conocen muchos datos sobre el uso del chile en la dieta de los aztecas, “sin el chile, los mexicanos no creen que están comiendo”.

Es bien sabido que el Rey Fernando y la igualmente Católica Reina Isabel, se decidieron a patrocinar la expedición colombina con la esperanza  de que don Cristóbal hallara un camino marítimo hacia las ricas islas de la especiería de las Indias orientales y que de ellas llevara a España oro y especias. No es de extrañar que el almirante, creyera haber llegado a las Indias cuando apenas desembarcaba en Santo Domingo, y que al ver y probar aquellas pimientas en vainas muy fuertes, pensara haber hallado la pimienta que buscaba.

El Dr. Diego Chanca, de Sevilla, quien acompañó a Colón en su segundo viaje como experto botánico, se asombró ante la variedad inmensa de árboles desconocidos que encontró. Conforme los europeos se adentraban en las fértiles tierras americanas, descubrían que los chiles se daban en todas formas y tamaños inimaginables: redondos, cónicos, largos, torcidos, en forma de botoncillos, de zanahoria, de pera, verdes, anaranjados, escarlata, amarillos, casi blancos y por supuesto algunos feroces y otros cuyo tamañazo pareciera portar mayor dulzura.

El chile fue repatriado por Cortés y de ahí llevado a diferentes lugares. Debido a que los chiles se hibridizan con facilidad,  las semillas mexicanas se aclimataron y en todo el mundo se multiplicaron y desarrollaron nuevas formas y picores. Hoy podemos decir que hay por lo menos 3000 variedades de chile en el mundo.

En los años siguientes a la conquista, ocurrió un sincretismo alimenticio, en las mesas de los mexicanos se podían ver la combinación de la cocina de los dos mundos, sin duda promovida por los criollos, que desde su nacimiento estaban acostumbrados a los sabores de las dos cocinas. Al incorporar el chile con  jitomate, tomate verde y algunas plantas aromáticas como el epazote, el pápalo y el cilantro, nacieron las salsas, llamadas en náhuatl, chilmolli. Es muy fácil imaginar los olores y sabores en las mesas de los mexicanos, quienes hace’ian uso de chiles ahumados, frescos, verdes, amarillos, suaves, picantes y otros subidos de tono que hay que manejar con cuidado.

Las variadas cocinas regionales de nuestro país aprovechan con imaginación los chiles en moles y salsas de de riqueza de sus sabores, colores, grados distintos de picor. En 1776, el padre capuchino Francisco de Ajofrín, comentaba en sus notas, que las comidas del país, están cargadas de chile, con platos como mole, clemole, enchiladas, tamales, pipián y frijoles.

En el primer libro de cocina de la colonia “Historia de la comida en México”, de Armando Farga, se dejaba constancia de la continuidad del uso de los chiles en la dieta de los mexicanos pero pocas veces había una lista de los ingredientes o una descripción de la manera de preparar los alimentos, los recetarios como los conocemos en nuestros días aparecieron en el siglo XIX.

Tal como los botánicos clasifican a este fruto en géneros silvestres y domesticados, nosotros  dividimos a los chiles mexicanos en nacionales y regionales. Los nacionales son los que han entrado en redes de comercialización y llegan a todos los rincones del país, mientras que los regionales son los que se consumen en sus zonas de producción.

Chiles nacionales: ancho, cascabel, chipotle, chile de árbol, guajillo, habanero, jalapeño, manzano, morita, mulato, pasilla, pimentón, poblano, puya , serrano.

Chiles regionales (tomamos solo uno de los más representativos de los estados productores de chiles): amash, bandeño, blanco, bojo, bola, caloro, carricillo, catarino, colorado, comapeño, cora (del estado de Nayarit ), corazón, costeño, criollo, cristal, cuicateco, chilacta, chilcoxle, chihuacle, chiltepe, chiltepin, chile de agua, de chorro, de la tierra, de onza o de ramos; guajón, güero, loco, miahuateco, mirasol, negro, pasado, pasilla axaqueña, piquín, tabaqueño, x-cat-ik

No hay que olvidar que cada uno de ellos, ahumados o secos, toman diferentes nombres que vienen a multiplicar las salsas y los guisos del país.

Chipotles, Pasillas y Guajillos

El chile ha sido una constante cultural, tanto en la dieta básica como en la vida de los mexicanos, pues ha aportado color, sabor y variedad s su dieta de maíz y fríjol desde hace miles de años.

El sabor picante de los chiles no ha disminuido, se considera el habanero como el chile más picante del país y este se produce en el sur de México. Sin embargo la comida de Yucatán casi no lleva chile. Los chiles menos picantes, como el guajillo, proporcionan un sabor muy especial a los platillos. El guajillo es suave, se agradece que existen chiles de todos los sabores y picores para complacer el gusto de todo comensal.

El sabor de un chile está concentrado en el pericarpio del fruto, que es su cubierta externa, lo picante se encuentra en la placenta del chile, los de color más subido tienen generalmente más sabor que los de tono pálido.

En cuanto a su aportación alimenticia, el chile es una fuente importante de nutrientes en una dieta balanceada, ya contiene vitamina C, vitamina A y pequeñas cantidades de vitamina E, P, B1, B2, B3.

El Chile, También es Cultura

El chile en México se suele relacionar con la virilidad y por ende con el machismo.

A lo largo de la historia, ha sido asimismo parte del instrumental de los curanderos y sigue siendo usado como medicamento. Los aztecas recurrían al chile para aliviar el dolor del oído infectado, el estreñimiento y los dolores del parto. En la colonia lo recomendaban para ayudar a la digestión, siempre consumido con moderación.

El chile como objeto ritual era usado en ceremonias prehispánicas en honor de la diosa de las plantas. En algunas fiestas religiosas del país, se usa para honrar a santos católicos, pero todavía contienen una parte importante de las creencias y ritos precolombinos. Se puede ver a San Francisco en su día llevar un collar enorme de chiles en el cuello, llamado masúchiles, palabra náhuatl que se puede traducir como manojo de flores.

La gran variedad de chiles existente en México ha sugerido y permite la elaboración de innumerables, guisos. Además, es base fundamental del recetario nacional, que podemos dividir en encurtidos, moles, salsas, adobos, aderezos y su uso inmediato mordiendo el chile verde, así como su incorporación en ensaladas, ceviches y barbacoas, en forma de las tradicionales rajas: de poblano, cuaresmeño, chilaca.

Hoy en las mesas mexicanas, el chile nos acompaña en el desayuno, comida y cena, y se tenemos invitados los hacemos probar las salsas en diferentes picores, esperanzados a que disfruten como nosotros de las delicias de este viajero milenario que ha dado tanto a las cocinas del mundo, lo peor que puede pasar es encontrar que el paladar de nuestro comensal haya sido demasiado delicada y aquí aplicaremos el dicho,

“Pior es chile y l´agua lejos.”

Que lo disfruten y buen provecho….

PcbVmypV_400x400

Photo: Bold Magazine, Canada. Tomada del perfil de Twitter de la Chef Vazquez con su permiso.

La chef Betty Vázquez González, es propietaria y chef ejecutivo del restaurante “El Delfín” ubicado en el Hotel Garza Canela, en Nayarit, México. Educada en el Cordon Bleu en Paris, y posteriormente en España, para Vázquez, la calidad de los ingredientes y las técnicas gastronómicas de punta son elementales para darle vida a su visión culinaria: una mezcla de sabores tradicionales y métodos modernos que tiene como fin, elevar la percepción de la comida mexicana en el mundo.

 

Viaja al Pasado sin Dejar la Ciudad con Chicago, Ford y Tú

CFYTSe terminó el Chicago Auto Show, un evento que en su edición número 107 rompió records de asistencia. Como es tradición, el público tuvo la oportunidad de votar por sus favoritos, y Ford ganó a lo grande, incluyendo premios al auto más popular y al mejor auto en producción.

Uno de los coches que obtuvo mi voto es el GT-350, un vehículo increíblemente poderoso inspirado en un clásico: el Shelby GT350, y para ir a tono con el tema de la nostalgia, visitamos una de mis cafeterías favoritas: Eleven City Diner en Lincoln Park.

Este establecimiento nos remonta a una época de antaño en la que abundaban los ´diners´ o cafeterías casuales y de ambiente familiar. Aquí puedes encontrar deliciosos sandwiches, sopas, ensaladas y hasta dulces a granel. Algo que siempre me ha fascinado en esta cafetería (además de su pan recién salido del horno) es la fuente de sodas, donde se preparan bebidas que definitivamente te transportan a otra época. Prueba sus malteadas hechas a la antigüita, o sus “fosfatos”, que son bebidas gaseosas que se popularizaron a fines de los 1800s y que están recobrando auge en la coctelería actual.

Si traes tu auto contigo, estás de suerte, porque el restaurante ofrece estacionamiento en la parte de atrás, así que no tienes que sufrir en este frío tremendo para viajar al pasado.

 

ELEVEN LINCOLN PARK

2301 N. Clark St.,

Chicago, IL 60614

Phone. 773-244-1112

Este artículo ha sido patrocinado por Chicago, Ford y Tú. Sigue a Chicago Ford y Tú en Facebook on en Twitter.

logocfyt

 

Guacamole… Valle de Guadalupe Style A Recipe by Chef Bossuet

 

Photo Credit: Lozhka Bistrot

Photo Credit: Lozhka Bistrot

 

This is one of my favorite souvenirs to our trip to Valle de Guadalupe in September.

Yields 4 cups

Ingredients

  • 5 pieces avocado (Hass)
  • 1 cup of brunoise Roma tomatoes
  • 1/2 cup of white onion finely chopped
  • 1/3 cup of Serrano fresh chili
  • 2 tbs of cilantro finely chopped
  • 4 tbs of lime juice
  • Salt t.t.
  • 1/2 cup of table grapes cut in half
  • 1/3 cup of fresh ranchero cheese

Directions

  • In a bowl add the mashed avocado pulp, and mix the tomato, onion,  chili, lime juice and salt.
  • Add ranchero cheese and grapes on top.
  • Enjoy with fresh corn tortilla or tortilla chips.
  • Pair with Rosayoff, Bibayoff
Chef Bossuet´s Kitchen at Loshka Bistort

Chef Bossuet´s Kitchen at Loshka Bistort

Celebrated Mexican chef  José Bossuet Martinez,  former Executive Chef of Mexican ex-president Vicente Fox,  is member of the world’s most prestigious association   “Le Club des Chefs des Chefs”, which exclusive membership is reserved for those who are personal chefs of heads of state.

Today, chef Bossuet treats lucky patrons ´like kings´ at Lozhka Bistrot in Valle de Guadalupe, Baja California and Café Contento in Guanajuato. José Bossuet is an author, an educator and an extraordinary representative of Mexican gastronomy. Beyond that, he is a proud showcase of Mexico’s ingenuity, its entrepreneurship, its heart and its undeniable talent.

 

 

 

 

 

s.

Estampas de Mi Ciudad – If Life Gives you a Cactus, Make Salsa

Photo: Manuel Rivera

If you are in Mexico, chances are that you will find cacti in your dish. As surreal as it may seem, Cacti have been an element of  Mesoamerican cuisine since pre-Columbian times.  Nopales and tunas, also known as “prickly pear cactus” and “prickly pear fruit”  in the US, can be easily found today as an ingredient in  sweet and savory dishes and drinks ranging from tacos to sherbet. The jiotillas or xoconostles in the picture, for example, can be turned into a smoothie or a refreshing drink.

Find a delicious recipe for a salsa made with this fascinating and healthy ingredient, here.

Potaje SanMiguelense – La Receta del Chef José Bossuet

Photo: Cortesía de José Bossuet, Café Contento.

Photo: Cortesía de Café Contento

 

Por: José Bossuet

La gastronomía de San Miguel de Allende sigue la nueva tendencia de orgullo comunitario: “la cocina orgánica sustentable” que promueve el uso de productos regionales que se unen para actuar y enaltecer los sabores de la tierra.

En esta cocina se funden los sabores típicos del desierto con la bondad del bajío y los toques de ultramar.

El platillo típico de esta región es el estofado de chile seco con garbanzo y nopales morados. Nacido del maíz  y vegetales del desierto, este plato posteriormente se matizó con los sabores de los potajes criollos y el cultivo del garbanzo.

Potaje SanMiguelense

Guisado de Garbanzos y Nopales Morados en Guajillo

Sirve 8 porciones

Ingredientes

  • 2 tazas de garbanzos cocidos
  • 2 tazas de nopales morados en juliana
  • 1/3 taza hojas de cilantro
  • 2 tazas salsa guajillo
  • Sal al gusto.

Preparación y montaje

  1. Coloca todos los ingredientes en una olla y cocina a fuego bajo por una hora, sazona al final.
  2. Sirve caliente en recipiente hondo.

Salsa de Chile Guajillo

  • 5 pzas chile guajillo sin semilla
  • ¼ taza cebolla
  • 1 cucharadita de ajo
  • ½ taza jitomate guaje en cubos medianos
  • 2 tazas de agua
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Cocina todos los ingredientes por espacio de 30 minutos.
  2. Muele, cuela, sazona y reserva
Chef José Bossuet

Chef José Bossuet

El chef  José Bossuet Martinez, es miembro de la prestigiosa asociación gastronómica “Club de Chefs de Chefs”, mismo que admite exclusivamente a los chefs de cocina que sirven a reyes, reinas, príncipes, jefes de estado y de gobierno.

Bossuet fungió como Chef Ejecutivo de la Presidencia de la República al mando de la cocina del ex-presidente Vicente Fox, en donde tuvo a su cargo la comitiva del avión presidencial, viajando con el presidente en la giras internacionales.

Hoy, ya no es necesario ser funcionario o aristocracia para comer como si lo fueramos. ¿Estás en San Miguel de Allende, Guanajuato? Pues estás de suerte. Visita al Chef Bossuet en su Café Contento y también próximamente en Valle de Guadalupe, Baja Californa en Lozhka Bistrot (junio del 2014).

 

Bueno, Bonito y Barato: El Nuevo Menú de Olive Garden

 

Pollo Abruzzi: Deliciosa y Sana Opción del Nuevo Menú de Olive Garden Foto: Brenda Storch

Pollo Abruzzi: Deliciosa y Sana Opción del Nuevo Menú de Olive Garden Foto: Brenda Storch

Chicago es una ciudad con muchísimas opciones para comer bien, el único pero, es que si uno decide residir en los suburbios, frecuentemente estas opciones se reducen considerablemente.

Olive Garden siempre ha estado entre mis restaurantes suburbanos favoritos, con sus platillos preparados con ingredientes frescos y de buena calidad. Me gusta mucho su ambiente familiar: me recuerda a los restaurantes en México en el que muchas generaciones se reúnen a comer, lo que por estas latitudes es algo fuera de lo común.  También es aquí donde me pongo al corriente con mis verduras, porque usualmente pido berenjena a la parmesana  y la ensalada me encanta. Por fortuna, un Olive Garden seguro siempre está cerca de casa.

Hace unas semanas Darden me invitó a probar el nuevo menú que Olive Garden debutó en marzo. Como de por sí este restaurante me gusta, pues no me hice del rogar. Quedé sorprendida, porque mi presupuesto de $25 dólares fue más que suficiente para comer con todo y botana, ensalada, y postre. Por ejemplo, entre los nuevos platillos, está Cucina Mia, en el que uno puede escoger pasta, salsa y una opción de carne por solo $9.99.

Yo me decidí a probar el Pollo Abruzzi:  pechuga de pollo a la parrilla en un caldo preparado a fuego lento con frijoles, col y verduras. Este plato vino acompañado con mi ensalada favorita. También pedí como botana unas bolitas de risotto inspiradas en las arancini italianas y por supuesto, no me salté el postre.

Desde luego que, como se imaginarán, quedé fascinada con el nuevo menú. Aunque la verdad, no me esperaba menos. Ví unas alitas de pollo picantes que se me antojaron, pero por esas regreso a la próxima.

 

 

Nota: Olive Garden nos proporcionó una muestra del menú, pero las opiniones aquí expresadas son independientes y exclusivas del autor.

 

Flock to the Shepherd -The Charismatic Taco al Pastor

Photo: El Califa, Mexico City

Photo courtesy of: El Califa, Mexico City

RUTA MEXICANA

Whenever I visit Mexico, there is an additional ‘layover’ between the airport and my parents’ home in a suburb of Mexico City. Stopping for tacos al pastor or ‘shepherd-style’ tacos has become somewhat of an unspoken ritual. Luckily, no matter the time or day of the year, my sister is always prepared with a roster of recommendations that she has carefully curated in my absence. Count on her to rattle off an impressive selection that includes taquerías open on Christmas Day.

Despite the fact that taco stands abound, not all tacos are made equal. Ask any local. Finding the perfect taquería is almost a rite of passage for defeños*, one that speaks to the way we connect with our city and beyond- a Mexican’s relationship with their pastor is emotional… personal.

Photo courtesy of: El Califa. Mexico City, Mexico

Photo courtesy of: El Califa. Mexico City, Mexico

When Enrico came with me to Mexico for the first time, he joined me in our recently established ritual. We visited a corner taquería where my family knew Chucho*, the taquero. Enrico was a little nervous as he eyed the cilantro and the onion piling over the tender marinated pork meat and pineapple. As a tourist who visits Mexico for the first time, Enrico asked me if the food was safe to eat. Trying to leverage whatever I could think of to reassure him, I said, “You will be fine. The taquero’s name is Jesus!”

He was an instant convert.

I have yet to find a perfect spot in Chicago to have tacos al pastor. Recently, I was crushed to find that some places serve them with cubed meat. I am on a mission to find a place I can recommend!

In the meantime, if you have the good fortune to be in Mexico City, you must check out El Califa. Aside from their outstanding customer service, they are famous for the way they serve the meat and for their freshly-made tortillas.

You will see why I think that this taco is king.

* Defeño is a Citizen of Mexico City (D.F.)

**In Mexico, Chucho is short for Jesús, which is a fairly common name

EL CALIFA 

Altata 22, Col. Condesa, Mexico City, Mexico 

Click here to find additional locations

Hours: Mon. thru  Sun. 1:00 p.m. –  4:00 a.m. 

Para este Día de la Candelaria, Tamales de Mango del Chef Paco

Tamales con queso de cabra, chipotle y salsa de mango como solo en New Rebozo.

Tamales con queso de cabra, chipotle y salsa de mango como solo en New Rebozo. Foto: Brenda Storch

Ya se acerca el Día de la Candelaria, y para ponerle un toque original a la tamaliza, les traemos esta receta del Chef Paco, dueño del conocido restaurante New Rebozo, en Chicago.

El Chef Paco generosamente nos compartió esta receta para hacer estos deliciosos tamales de queso de cabra y chipotle con salsa de mango. ¡Que los disfruten!

Masa

  • 1 kilo de masa blanca de maíz para tamal
  • 1   1/2 tazas de caldo pollo o agua
  • 1  taza de aceite de olivo
  • 1 cucharada de sal
  • 150 gr. de queso de cabra
  • 1 cucharadita de salsa de chile chipotle
  • 35 rectángulos de hoja de tamal de unos 18 x 15 cm.

Salsa

  • 2 mangos, pelados y cortados en cubitos
  • 1 chile jalapeño
  • 1/2 cebolla picada
  • 1/3 pimiento rojo finamente picado
  • 1/3 pimiento amarillo finamente picado
  • 1/2 manojo de cilantro cortado en pedazos pequeños
  • Sal y pimienta al gusto

Pon lo ingredientes en un recipiente hondo y mézclalos hasta que estén bien incorporados.

Preparación:

  • Mezcla la masa en el caldo hasta que quede incorporado todo. Prueba la sazón.
  • Con una cuchara sopera, pon en el centro de la hoja la masa, el queso de cabra y el chile chipotle.
  • Envuélvelo como un burrito de 5 x 7 centímetros. Salen como 36 tamalitos.
  • Prepara la vaporera con agua, pon los tamales y tápala.
  • Pón los tamales a cocer con flama alta.  Una vez que empiece a salir el vapor, baja la flama a fuego medio y deja cocinar durante alrededor de 50 minutos.
  • Déja reposar los tamales hasta servirlos con la salsa.

Oh My God!

Receta publicada con el permiso del autor. 

Recipe: Frijoles Borrachos (Drunken Beans)

 

Photo courtesy of Red Stag

Photo courtesy of Red Stag Hardcore Cider

Jonathan Zaragoza found his way into his destiny babysitting for his parents while they worked. “I saw how my mother and grandmother cooked at home and I had to quickly learn so that I could prepare meals for my siblings,” said Zaragoza. At the age of 12, he learned from his dad how to make birria tatemada, a Jalisco staple served at his family’s restaurant, and even how to butcher whole animals. 

Now a rising star with several accolades under his belt, Jonathan Zaragoza says when asked about his career, “I was not looking for the kitchen. The kitchen found me.”

Appointed Executive Chef at Logan Square’s Masa Azul since 2012, the Chicago native taps into his Jalisco roots to bring to life Mexican-inspired dishes with a creative twist. To a nostalgic transplant like me, his dishes come across as a loving interpretation of a Mexican mother’s cookbook through the lens of a young Chicago urbanite- respectful, yet bold and accurately original.

Recently, Jim Beam tapped into Zaragoza’s talent to create an incredible menu crafted to introduce their new flavor-infused bourbon, Red Stag by Jim Beam® Hardcore Cider. Luckily for us at La Vitamina T, we were treated to a phenomenal dinner featuring small plates and pairings, of which we have secured the recipes. If you don’t like or have never tried bourbon before, you might just become a fan.  Below is the first one of a magnificent series. Enjoy!

Frijoles Borrachos

  • 4 cups dried pinto beans
  • ¼ cup olive oil
  • 8oz applewood smoked bacon, sliced
  • 6 oz chorizo, chopped
  • 1 white onion, chopped
  • 10 cloves garlic, minced
  • 4 serrano chiles, seeded and minced
  • 5 roma tomatoes, seeded and diced
  • 1 bunch of cilantro, chopped
  • 12 quarts of water
  • 1 can of Mexican beer
  • ½ cup Jim Beam Hardcore Cider
  • Salt to taste
  1. In a large pot, combine beans, water, beer and Jim Beam Hardcore Cider and cook over medium heat until all the beans are tender (about 2 hours).
  2. In a separate pan, combine the oil, bacon and chorizo and cook meats until crispy. Remove the meat from the pan leaving the rendered fat.
  3. Add the onion, garlic and serrano chiles into the pan and cook until slightly caramelized (about 12 mins).
  4. Once the beans are tender, fold in the crispy meat, caramelized vegetables, and the tomatoes and cilantro, and cook for 10 mins so the flavors can marry.
  5. Finally, season with salt.
La Vitamina T was invited to an event sponsored by Red Stag by Jim Beam® Hardcore Cider and received free samples of food, pairings and product. The decision to write this review, as well as all opinions, are our own. 

 

Carnitas Uruapan – The Best of Michoacán in Pilsen

Inocencio and Marcos Carbajal personally host patrons at Carnitas Uruapan.

Pride and Joy: Inocencio and Marcos Carbajal personally host patrons at their famous Pilsen restaurant Carnitas Uruapan.

Inocencio Carbajal becomes emotional as he shares a very personal story. In the late 70s, as a recent transplant from Uruapan, Michoacán, he had to make the decision to let go of his most precious possession- a medal of the Virgin of Guadalupe. “I asked Her to bless my choice,” says Inocencio, his eyes tearing up. “We bought our first piece of equipment with that money.”

Fast-forward four decades later, and Inocencio’s hardship has paid off.  As we arrived at the Pilsen eatery, a long line of patrons had already assembled.  Marcos Carbajal, Inocencio’s son, kindly invited us to tour the kitchen while we found a spot to talk.

The state of Michoacán in southwestern Mexico, is famous for its carnitas, one of Mexico’s favorite folk dishes. Usually cooked in large copper containers brought in from a specific neighboring town,  it is not uncommon to find this treat also being prepared in large stainless steel pots. “In many villages, eating carnitas is a Sunday morning ritual,” said Marcos, who periodically visits family in Uruapan, his father’s birthplace. “People know to arrive early, as typically only one pig is prepared, and they gather to eat after church. Many of our customers still follow this custom, but we cook a fresh batch every two hours.”

Although he kept in his heart the desire to go back to Michoacán at some point, Inocencio’s family and his growing business kept him in Pilsen. “All of a sudden, Marcos was ready to go to college, and I was happy that he had the opportunity,” said Inocencio. For Marcos,  the word “pigskin” is not merely a seasonal one- with a degree in Economics from the University of Michigan, and thinking of helping his dad, Marcos left his corporate job to work in the restaurant full time, while also pursuing a Master’s Degree in Entrepreneurship from Northwestern University.

Although Inocencio has not returned to Uruapan, he has brought Uruapan to Chicago with him. The path he chose was not easy but, he says smiling, “I would do it all over again”.

His eatery’s menu is perfectly simple, with many well-achieved crowd pleasers. From mouthwatering pork carnitas, to menudo, chicharrón en salsa de tomate ( chicharrón in tomato sauce, of which I took a big container home), cacti salad and even quesadillas de sesos (brain-stuffed quesadillas), this place is the real deal. In fact, the cueritos I tried here are the best I have ever had in both, texture and flavor.

Carnitas Uruapan did not disappoint. My stomach was full and happy, and after talking to Inocencio and Marcos, my heart was too.

¡Viva México!

Carnitas Uruapan

1725 W 18th St  Chicago, IL 60608

(312) 226-2654

www.carnitasuruapanchi.com

Claim your free carnitas taco with your to go order and and free order of chicharrón if you check-in on Facebook.

 

 

 

 

 

 

Carnitas Uruapan on Urbanspoon