Tag Archives: LaVitaminaT

Smoke and Fire – Falling in Love with Mezcal in Mexico City

“Para todo mal, mezcal, y para todo bien también. (For every pain, mezcal, and  for every joy as well.)  

– Mexican Folk Saying  

 

By Brenda Storch

Photo: Mezcalería Los Amantes

Undoubtedly well positioned within the minds and hearts of locals (and even not so locals), mezcal seemed to play, for a long time, second fiddle to tequila. Little by little, though, this artisanal drink (which literally means “smoked agave” in Náhuatl), has slowly made a name for itself. This is especially why we loved seeing it as protagonist at two memorable Mexican eateries. Many thanks to Chef José Bossuet, who has spent a few months consulting with the Los Amantes Group, for introducing us to these gems.

Mezcalería Los Amantes
Avenida Campos Eliseos 290, Mexico City, Mexico 52 55 5281 0292                                                                      

The namesake of the thoughtful, Oaxaca-born mezcal line, and the largest mezcalería in the world, Los Amantes (The Lovers) is located in one of Mexico City’s finest neighborhoods. Luckily, the zip code does not make this locale stuffy at all. What it does, however, is provide patrons with an elevated cantina experience, where food has been curated to make mezcal tasting a transformative journey.

Black chichilo ceviche paired with three times distilled Los Amantes –  Joven

We did not have a chance to try any of the other 200+ mezcal labels within this restaurant’s collection, as we focused on sampling the in-house pairings (Los Amantes has joven, añejo and reposado variations), which were especially designed to boost the delicacies in front of our eyes, along with a must try- pulque. It was a real treat to sample this millenary fermented beverage in such a setting, by the way. We highly recommend that you try the curados, which are concoctions made with pulque and fruit. Whether or not you enjoy them as much as I do, this should definitely be on any Mexico City visitor’s list.

The concept behind the menu is to highlight dishes from states that produce mezcal. The culinary team, led by chef José Alberto Gómez, proudly displays true mastery of harmonization, using elements such as ashes and remarkable smoky salsas to make mezcal stand out. Food here is simple, yet seductive. I fell in love with the twice-distilled reposado so hard, I brought home one of its handsome Huichol-inspired bottles.

Check out some of the dishes presented by the chefs during our tasting here.

Mezcal tasting at Los Amantes is available by reservation only. Please call ahead. This is a very personalized experience. When you visit please say hi to Chef Beto for us!

While writing this post I was notified that Los Amantes group will soon open a new mezcalería in another high-end neighborhood in the city – Santa Fe.  Stay tuned for more details.

Chefs José Bossuet, Gerzayn Bellamy and José Alberto Gómez at the Mezcalería Los Amantes kitchen.

Casona La Yucateca 
Av Moliere 56, Mexico City, Mexico  52 55 5280 7473                                                                                                   

You don’t need to leave Mexico City to sample the bright, complex and sophisticated cuisine of southeastern Mexico. The Yucatán peninsula is home to an extraordinary culinary tradition that is strongly committed to food preservation through a variety of techniques – pickling, brining, pit smoking, drying.  During this trip, I was delighted to notice that Yucatán and even Chiapas, seem to be gaining traction as foodie destinations, proving that they can hold their own as an alternative to long-standing gastronomy havens such as Oaxaca or Puebla.

Throughout Mexico, over 500 years of fusion with different cultures have permeated local gastronomical expressions with a rich diversity of ingredients, colors, flavors, and textures. This happens in a surprisingly granular way, as ingredientes, cooking utensils and materials can vary greatly depending on geography, even within the same state.

Chef José Bossuet’s latest project – Casona La Yucateca in Mexico City

The architecture and décor at Casona La Yucateca are a modern take on a henequen hacienda. To add a dimension to our out-of-state experience, the drinks- creative, well-balanced and inspired in Mayan mythology, you will certainly agree that La Casona Yucateca’s mixologist, Marco Antonio Fausto, is a remarkable culinary artist. Pace yourself with those cocktails, though- they are light to the palate, but they pack a punch!

Chef Bossuet and La Casona Yucateca’s Sales Manager, Ivonne Chávez were excellent tour guides and hosts during our culinary journey.

 

The Kukulkán by Marco Antonio Fausto. I could drink this instead of water.

The restaurant has several areas, including a private room for meetings, and a terrace that seems more like an indoor garden.

We got settled in the private room, where we had the opportunity to sample an outstanding array of menu offerings ranging from the traditional sopa de lima (keffir lime soup) to salbutes, panuchos, kebbeh, and of course, the famous queso relleno (stuffed cheese) made with Edam cheese! Interestingly, this Danish product has become Yucatán’s favorite, and is quite ubiquitous in its gastronomy. While there are a few hypotheses attempting to explain how centuries ago, this cheese might have arrived at the more isolated Yucatán peninsula, most of them agree on one point- the aged dairy was certainly at an advantage, as it was able to survive the humid heat of the jungle.

 

Yucatán has adopted Danish Edam as its favorite, featured here in a spectacular queso relleno.

Kebbeh, taboule and other dishes show the Lebanese influence in the culinary expressions of the Mexican southeast.

Traditional turkey salbute with pickled vegetables. Turkey is a very popular meat in Yucatán’s modern gastronomy.

Tikin Xic fish leverages local ingredients and underlines the importance of pickling and marinades as preserving agents.

Find several videos of our tasting tour including dessert,  here!

Chef Juan Reyes is in charge of a kitchen where know how and passion are mixed with ingredients sourced from Yucatán to ensure the authenticity of flavors. Food is made from scratch, including but not least importantly, the bread. Chef Efraín Gamboa’s craft discreetly enhances the meal and patiently awaits to take center stage at dessert.

We returned from our “visit” to Yucatán really longing to go back.

Tampico y sus Delicias: La Carne a la Tampiqueña y Las Tortas de la Barda #Receta

 

Hace unos días tuvimos el privilegio de hablar con Gaby Navarro de Fextivo Eventos en Tampico, Tamaulipas, quien nos iluminó con su conocimiento, pasión e investigación personal sobre dos platillos típicos de su tierra: la famosísima carne a la tampiqueña y las tortas de la barda. En este artículo, Gaby nos habla sobre el origen de estas delicias. Se los compartimos con mucha emoción.

Carne a la Tampiqueña. Fuente de foto: Chef Claudio Loredo.

Por: Gaby Navarro

 

Escucha la entrevista aquí.

La Carne a la Tampiqueña: Plato de Reyes (y de Princesas)

Hablar de la carne asada a la Tampiqueña es hablar de la historia de una familia, de la visión de un hombre y su amor por esta tierra jaiba a la que abrazo como suya, su nombre: don José Inés Loredo.

Potosino de nacimiento pero Tampiqueño de alma y corazón, llega huérfano a Tampico a la edad de 21 años junto a su hermano Fidel. Don José Inés comenzó a trabajar en el restaurante del Hotel Imperial uno de los hoteles de más prestigio en Tampico, como camarero. Al paso del tiempo debido a su carácter afable y simpático, se involucra también en la vida política de la ciudad y esto lo lleva a ocupar cargos públicos como regidor, jefe de la policía y finalmente presidente municipal, todo esto sin dejar a un lado su pasión por la gastronomía.

Es en el año de 1949 que junto a su hermano Fidel, un grupo de amigos (Rodrigo Ramírez, Héctor Crespo) y el maestro de cocina Antonio de Rocabruna, se lanzan a la conquista de la Ciudad de México. Es aquí donde don José Inés abre su primer restaurante con servicio de 24 horas llamado “ Tampico Club” ubicado en la esquina de Balderas y ave. Juárez. Es en la cocina de este lugar donde nace el plato que ha dado la vuelta al mundo, el que  ha llevado el nombre de Tampico en alto y el que se dice fuera el predilecto de la Princesa Grace de Mónaco.

El plato nace bajo el nombre de “almuerzo huasteco” plato que era muy solicitado por los clientes “desvelados” que llegaban al lugar en horas de la madrugada. El plato consistía en una cazuela de frijoles de la olla negros, enchiladas verdes picosas, un trozo de queso molido a la plancha y la típica cecina huasteca marinada en naranja cucha (una naranja ácida). Este era, sin duda, un plato ideal para curar cualquier cruda.

La cocina al mando de don Fidel Loredo y Antonio de Rocabruna así como el “almuerzo huasteco”  se volvieron famosos. Poco a poco, la crema y nata de la sociedad capitalina, intelectuales y artistas se convirtieron en clientela. El famoso plato comenzó a ser pedido en el horario de comida por lo que dejo de ser un almuerzo y se añadió al menú de la comida como “carne asada a la tampiqueña”. Pero, no solo cambia el nombre, además se agrega otro ingrediente, rajas de chile poblano, con la finalidad de hacer el plato más completo. Posteriormente, don José Inés Sugiere cambiar la cecina, una carne dura y salada por una tira de filete de 30 cm de largo por 10 cm de ancho ( respetando el marinado en naranja cucha y demás ingredientes) además las enchiladas dejan de ser picosas y se bañan en salsa de tomatillo verde . Es en esta adecuación donde le da a cada elemento en el plato el significado que la mayoría de los tampiqueños conocemos y con la que el plato participó en innumerables muestras gastronómicas alrededor del mundo. De ahí su fama internacional.

La carne a la tampiqueña  se sirve en un platón oval que representa la región huasteca, la tira de filete representa el rio Pánuco y va de extremo a extremo del plato en virtud de que el río atraviesa la huasteca. Las enchiladas verdes simbolizan los verdes campos de nuestra región, el queso blanco la nobleza de la gente que habita esta zona y los frijoles negros, la tierra fértil  y el petróleo.

Para el año de 1965 don José Inés y don Fidel regresan a Tampico (con la finalidad de abrir un restaurante en Tampico, y les ofrecen  la cocina del prestigioso  Hotel Inglaterra ubicado en calle Salvador Díaz Mirón ,en el primer cuadro de la ciudad. Según palabras del chef Enrique Loredo, sobrino de don José Inés,  es aquí donde la carne a la  tampiqueña tiene otro cambio: se le adiciona una porción de aguacate machacado con chile serrano y cebolla, y se cambian los frijoles de la olla por frijoles refritos, por tener estos mejor aceptación entre los comensales.

Recientemente tuvimos la fortuna de hablar con el gastrónomo, educador e impulsor de la cocina tamaulipeca, el chef Claudio Loredo, miembro de esta ilustre familia.    Según el chef Loredo, más allá de una relación entre los elementos de los platillos locales, y una referencia a la geografía donde nació,  “este plato fue creado para dar gratitud a una tierra que recibió a una familia potosina que llego a Tampico en búsqueda de mejores condiciones y que en la confianza, tenacidad y visión logran destacar en muchos aspectos de vida.”

Es en 1971 cuando se abre el primer restaurante “Loredo” en Tampico en la Avenida Hidalgo y calle Eucalipto, ¡por fin! Tampico tiene su plato íconico en casa y el sazón y la calidad del servicio que siempre han caracterizado a la familia Loredo.

En el año de 1980, y en virtud de la pasión y la excelencia con la que  desarrollaba su trabajo, además de sus aportaciones a la gastronomía mexicana, don José Inés es nombrado Fondero Mayor de México.

Actualmente su sobrino el chef Enrique Loredo Soto, continúa con el legado de la familia en su restaurante Loredo Miramar. 

Les compartimos con emoción la deliciosa receta auténtica y original para que ustedes puedan recrear este plato, directamente de las manos que heredaron su creación.

Receta de la Auténtica y Original

Carne Asada a la Tampiqueña

Creación Original de Don José Inés Loredo

Foto: Cortesía del chef Claudio Loredo

 

A base de carne vacuna, se corta el solomillo o filete de res en trozos de unos 250 gramos y se coloca sobre una tabla para ejecutar el corte, que se efectúa con un cuchillo filetero empezando por la parte baja, y de derecha a izquierda, como si fueran desenrollando, de manera de obtener una tira o filete de unos treinta centímetros de largo por ocho de ancho y uno de grueso, y se le da una ligera aplanada.

Se sazona por ambos lados con sal, pimienta, jugo de naranja agria o de limón, y se pone sobre la plancha, previamente aceitada ésta, a fuego moderado, y se asa un minuto por cada lado, pasando a ocupar el centro del platón.

Previamente se prepara, como guarnición, lo siguiente: dos tortillas fritas en aceite y enchiladas, o sea, bañadas con una salsa de chile verde y tomatillo verde de bolsa, frita con un poco de ajo y sal, agregándole un poco de caldo, dobladas por la mitad y espolvoreadas con queso fresco molido desmoronado y cebolla blanca fileteada.

Un chile poblano, asado a la plancha, volteándolo para que no se queme, el cual se despelleja con un trapo húmedo; se abre y se quitan las semillas, se corta en cinco rajas, a lo largo, y se fríen con cebolla, ajo y hierbas de olor.

Se corta una rebanada rectángular de queso fresco y se asa en la plancha caliente para que quede dorado.

Todo esto se coloca alrededor de un platón caliente, antes de poner en su centro la carne asada, que ha de servirse inmediatamente que salga de la plancha.

Aparte, y en cazuelita de barro, una ración de frijoles negros de la olla, cocinados con una rama de epazote y se hace acompañar con unas tortillas de maíz del comal a la mesa.

Las Famosas Tortas “de la Barda”

La creación de las famosas tortas de la barda tiene su origen en el año de 1928 en los puestos de comida que se instalaban junto a la barda de la aduana marítima aquí en Tampico, su creador: Don. José María Bracamontes Contreras.

Tortas de la Barda: Fuente de la Imagen. Wikipedia

Originalmente, las tortas consistían en un pan francés (es como los tampiqueños llamamos al bolillo) con frijoles, sardina, verduras y salsa. También las preparaban con longaniza o queso de cuajada.

El nombre de esta tortería era “Tortas Alijadores” (alijador es el trabajador de los muelles perteneciente al gremio unido de alijadores, primer cooperativa en México) y era un pequeño negocio familiar donde René el hijo de Don José María, ayudaba a su padre desde los 7 años, junto con su hermano mayor de nombre Francisco. Las tortas eran buscadas por los trabajadores del puerto y los fines de semana aquello era una romería. El negocio, también abierto por la noches, recibía a quienes salían de los bares, fiestas, prostitutas y alijadores del turno nocturno. El puesto, con el paso de los años, tomó mucha fama, Don José María deja el negocio a manos de su hijo Francisco, pero él se casa en la década de los 50 y decide independizarse. Al ser Francisco quien preparaba las tortas y tenía más contacto con los clientes,  éstos lo siguen y la tortería de su padre se queda con una venta al día de aproximadamente 5 tortas. Don José María quién acude a buscar a su hijo René a su trabajo en una farmacia de la zona  para contarle lo sucedido. En ese momento, René renuncia a su trabajo se va con su padre y empieza idear la manera de atraer más clientela al negocio. Un día de paso por el mercado, René entra a una salchichoneria y se le ocurre cambiar a la sardina por mortadela y dicho cambio, aunque rindió frutos,  aún así la venta no daba lo suficiente para subsistir así que René, ya con familia,  poco a poco va adicionando más ingredientes a la torta.

Las tortas de la barda creadas por René Bracamontes consisten en un pan francés con frijoles refritos, jamón, queso de puerco (producto cárnico tipo áspic elaborado con la cabeza del cerdo), aguacate , queso molido (queso blanco muy común en la huasteca), queso amarillo, chorizo, carne deshebrada y salsa verde de chicharrón.

El auge de la creación fue tal que las tortas empezaron a ser conocidas como las “tortas de la barda”  pues la gente, al recomendarlas,  da como referencia la barda de la aduana. ¡Se cuenta que se llegaron a vender hasta mil tortas diarias!

El negocio aún se encuentra en pie en la barda de la aduana marítima de Tampico bajo el nombre de “las tortas de la barda de  René y su hijo Cepillín” y es atendido por el Sr. Arturo Bracamontes hijo del fallecido René Bracamontes.

Chiles en Nogada: Un Plato que Grita Independencia

Photo Credit: Lissette Storch - Mexico City, Mexico

Foto: Lissette Storch – Ciudad de Mèxico

Literalmente chiles en salsa de nuez o “nogada”, este plato se atribuye a la creatividad culinaria propia del estado de Puebla, y se dice que los chiles en nogada fueron servidos por primera vez en el siglo XIX para celebrar la independencia de México.

Mitad plegaria, mitad receta, cuenta la historia que las monjas agustinas de Atlixco, Puebla, improvisaron este platillo en honor del caudillo Agustín de Yturbide, quien durante su viaje a la Ciudad de México desde Veracruz, se detuvo en Puebla tras firmar el Tratado de Córdoba. Este documento establecía la independencia de México, es por eso que los colores del Ejército Trigarante, y ahora también los de la bandera mexicana, están representados en este plato.

Mitad guerrero, mitad ángel, esta delicia exige que al chile poblano se le de vida con un corazón hecho a base de carne, frutas y semillas disponibles en México durante el mes de septiembre, incluyendo pera, durazno, manzana y piñón. Para rematar, la salsa de nuez que le da nombre al plato es muy delicada, y está acentuada con semillas de granada.

Mitad indígena, mitad español, esta creación es completamente mexicana y no puedes dejar de probarla.

En caso de que quieras recrear esta joya culinaria en casa, nuestro amigo, el chef Moisés Salazar, nos deleita con esta receta. El chef nos dice que como este platillo siempre es un éxito, generalmente él no cocina otro plato salado.

Rinde para 8-12 personas.

  1. Limpia 20 chiles para rellenar.
  2. Seca el interior de los chiles y rellénelos con el picadillo. Si
    sientes que el picadillo es muy pesado o los chiles están muy
    abiertos, ciérralos con un palillo

PICADILLO

Ingredientes:

• 3/4 de taza de aceite de maiz
• 6 dientes de ajo cortados por la mitad
• 1 taza de cebolla finamente picada
• 2 lbs de carne de cerdo molida (pasada por el molino una sola vez)
• 2 cucharaditas de sal
• 1 taza de agua
• 3 cucharadas de aceite de maíz
• 2 lb de jitomate licuado y colado
• 1/2 taza de almendras peladas y partidas por mitad
• 3/4 taza de pasitas negras picadas
• 20 aceitunas verdes enjuagadas y cortadas en cuatro
• 2 cucharadas de perejil fresco finamente picado
• 4 clavos de olor
• 1 vara de canela de 3 cm de largo
• 1 oz granos de pimienta negra
• 1/4 taza de aceite de maíz para freír las frutas
• 4 tazas de manzana  en cubitos
• 4 tazas de peras en cubitos
• 4 tazas de duraznos amarillos en cubitos
• 1 cucharada de azúcar
• 2 tazas de aceite para freír los plátanos
• 4 tazas de plátano macho en cubitos
• 1 taza de acitrón en cubitos (1 cuadro de acitrón)
• 3oz de piñones rosas, pelados
• 2 cucharadas de vinagre blanco

Procedimiento:

  1.  En 1/4 de taza de aceite fríe 2 dientes de ajo hasta que queden
    totalmente dorados (deséchelos); acitrona la cebolla, añade la carne,
    la sal y el agua, tapa y cuece todo hasta que la carne esté tierna,
    aproximadamente 5 minutos. Destapa para que toda el agua se evapore y
    de ser posible la carne se dore un poco.
  2.  En otro sartén, calienta las otras 3 cucharadas de aceite, dora 2
    dientes de ajo y deséchalos. Acitrona la cebolla restante, añade el
    jitomate y deja sazonar, agrega las almendras, las pasas, las
    aceitunas y el perejil, y deja sazonar la mezcla por 2 minutos.
  3. Muele el clavo, la canela y las pimientas, añádaselos al jitomate y
    retira el sartén del fuego.
  4. Añade la mezcla de jitomate a la carne y deja que se sazone por 5
    minutos, retira del fuego.
  5. En otro sartén, calienta el otro 1/4 de taza de aceite, dora en él 2
    ajos, deséchalos y fríe la manzana, la pera y el durazno, tapa y deja
    que se frían y cuezan. No dejes que se deshagan, la fruta debe quedar
    entera. Añade el azúcar y en el caso de que las frutas estén ácidas,
    añádalas más azúcar, pues la mezcla debe ser dulce.
  6. Por separado, fríe el plátano hasta que se dore ligeramente, reserva
    el aceite sobrante para freír los chiles.
  7.  Mezcla con la carne las frutas, el plátano, el acitrón, los piñones
    y el vinagre. El picado no debe quedar deshecho.

CAPEADO

Ingredientes:
• 12 huevos, separados claras de las yemas
• 1/4 de taza de harina
• 2 cucharaditas de sal
• 1 taza de harina para revolcar los chiles
• 2 tazas de aceite de maíz (más el que reservó para freír los plátanos)

Procedimiento:

El chef sugiere que el capeado se haga en dos etapas, sobre todo si quien cocina tiene
poca experiencia.

  1. Bate las claras hasta que hagan picos suaves, añade las yemas, la sal
    y el 1/4 de taza de harina. Bate hasta que todos los ingredientes
    estén incorporados.
  2. Revuelqua los chiles en la harina y quítales el exceso golpeándolos
    con la mano suavemente, pues sólo sirve para que se adhiera bien el
    huevo.
  3. Calienta el aceite con el que freíste el plátano en un sartén amplio
    (conforme vayas necesitando más aceite, añádelo). Deja que humée
    ligeramente; sumerge los chiles en el huevo y fríelos uno por uno.
  4. Mientras se dora ligeramente la parte de abajo del chile, con la ayuda
    de una pala o espátula, baña la parte de arriba para que éste se dore y
    no sea necesario voltearlo. Si no tienes experiencia, voltéalo.

Escúrrelos sobre servilletas de papel para quitarles el exceso de
grasa del capeado. Manténlos tibios o a temperatura ambiente y
reserve.

NOGADA

Ingredientes:
• 1 taza de almendras peladas y remojadas en agua
• 5 tazas de agua fría
• 1 lb grs de queso de cabra o de queso fresco
• 8 tazas de nueces de Castilla limpias (2.5 lbs aprox)

Procedimiento:

  1. De preferencia remoja las almendras una o dos noches con antelación
    con agua fría y manténlas en el refrigerador. Nota como al hidratarse,
    aumentan de tamaño y adquieren un tono color marfil. Esto hace que su sabor se
    haga muy parecido al de la nuez fresca.
  2. Mezcla todos los ingredientes en un tazón, excepto el agua, licúa la
    mitad de la mezcla y luego la otra para evitar que se derrame el vaso
    de la licuadora, utiliza el agua necesaria, utilizarás casi toda,
    aunque la salsa no es aguada y debe tener consistencia (esta receta es
    exacta, por lo que se recomienda no alterar las cantidades).

PRESENTACIÓN

Ingredientes:
• 2 granadas rojas desgranadas (2 tazas de granos)
• Ramas de perejil para adornar

Procedimiento:

  1. Coloca los chiles en un platón.
  2. Baña parcialmente los chiles con la
    nogada, pues se debe ver algo de capeado.
  3. Adorna con las hojas de
    perejil y la granada.

Chef Moisés Salazar

El chef Moisés Salazar es un mexicano experto en Alta Cocina, dedicado al catering corporativo y privado. Su pasión lo ha llevado desde Belize, donde estuvo a cargo de delegaciones diplomáticas  de la Embajada de México, Estados Unidos y varios países centroamericanos, hasta Atlanta, donde colaboró en el famoso St. Regis.  Encuentra más información sobre el chef Moisés Salazar y su contribución al  mundo de la gastronomía en su sitio web: www.chefmoises.com

Haz click aquí para encontrar otra magnífica receta para hacer chiles en nogada, inspirada por las monjas de la órden de las Clarisas, quienes se dedican a elaborar este platillo desde 1924.

Originalmente publicado el 18 de julio del 2016.

Leyendas, Manjares, Gigantes y Otros Tesoros Tampiqueños

 

La famosa torta de ternera y el machacado de fruta de “El Globito”. Foto: Gaby Fextivo

Por: Gaby Fextivo

En una posición geográfica privilegiada, bañada por las aguas del río Pánuco, se encuentra la Heroica ciudad y puerto de Tampico. Su centro histórico con edificios de estilo francés, guarda detalles de la historia de México de los que casi no se escucha.

Fue en este puerto, (cuyo nombre “Santa Anna de Tampico” le fue asignado en honor de tan controvertido personaje) donde en 1829 se consolidó la independencia de México. Es aquí que se consigue la “Victoria de Tampico”. Esta batalla fue el último intento de la corona española por conquistar a nuestro país.

No solo guerras han pasado a la historia en este puerto, también lo han hecho sus delicias. Recordemos la carne asada a la Tampiqueña, las tortas “de la barda”, la jaiba “a la Frank” del famoso restaurante “El Porvenir”. También hay un lugar que es punto de reunión de las familias tampiqueñas y visita obligada de turistas, la fuente de sodas “El Globito”, ubicada en la Plaza de Armas al borde de la calle Fray Andrés de Olmos. Fundada en 1937 por Don Jesús Estrada Trujillo, “El Globito” es conocido por su deliciosa torta de ternera elaborada con la receta secreta de la familia, así como por sus refrescantes machacados de fruta, de los cuales el de piña es el más solicitado. Su bebida estrella es el famoso “globito”,  un batido de rompope con leche y canela que debes probar.

El Globito: deliciosa y obligada visita si estás en Tampico. Foto: Turismo de Tampico

“El Globito” está abierto las 24 horas, así que no importa si tu antojo surge a media noche. Seguro lo encontrarás abierto y te sorprenderá darte cuenta que no eres el único antojadizo.

Pero, ¿qué sería de la ciudad sin su gente?

Saliendo de “El Globito” caminando por la calle Díaz Mirón, casi frente al Hotel Inglaterra, se encuentra la estatua de bronce de un hombre que en vida llevó el nombre de José Calderón Torres, conocido por los tampiqueños como “Pepito el terrestre”.  Nacido en 1915, y vecino de la bulliciosa colonia Cascajal, Pepito alcanzó la fama por su estatura: nada más y nada menos que 2 metros 34 centímetros.  Pepito llegoó a ser el hombre más alto del mundo en las décadas de los 50, 60 y principios de los 70.

Debido a su estatura, recibió numerosas ofertas de trabajo, desde anunciante de productos y hasta de programa de espectáculos, pero Pepito se negó dejar su tierra y su familia. Él trabajaba en el Sindicato de Terrestres en el puerto, de ahí su mote cariñoso, “El terrestre”. De los tampiqueños se ganó el cariño y el respeto por ser un hombre noble, su vida se volvió leyenda y es contada a las nuevas generaciones con particular cariño por nuestros padres y abuelos.

Pepito “El Terrestre”. Foto: Turismo de Tampico.

De Tampico hay mucho que contar y mucho que probar. Visítanos, pruébanos, te garantizo que te enamoraras de nuestra ciudad.

Hasta la próxima. ¡Abrazos Jaibos!

Gaby Navarro es corresponsal de La Vitamina T. Además de su infecciosa pasión por su natal Tampico, y su conocimiento sobre la gastronomía y tradiciones locales de primera mano, Gaby es dueña de la empresa de banquetes Fextivo. Encuéntrala a esta extraordinaria embajadora tampiqueña en su página de Facebook.

Flan de Queso Cotija con Salsa de Piloncillo y Mezcal #Receta

Foto cortesía del chef Moisés Salazar

“Para todo mal, mezcal, y para todo bien también”, dice el dicho oaxaqueño. Suponemos que esto también incluye el mal de amor…

Del náhuatl “mezcalli” que significa “agave horneado”, esta bebida artesanal mucho menos famosa que el tequila, poco a poco ha ido conquistando paladares tanto mexicanos, como extranjeros.  Esta semana,  el chef Moisés Salazar, nos trae una receta para hacer un delicioso flan con mezcal que conquista.

Utensilios

  • Molde para flan con tapa de presión
  • Olla express o de presión
  • Base para baño maria
  • Licuadora
  • Horno

Ingredientes

  • 1 lata de lechera (400 grs)
  • 1 lata de leche clavel o evaporada (350 ml)
  • Vainilla
  • 6 huevos (310 grs)
  • 200 gramos de queso cotija
  • 250 grs piloncillo
  • 100 ml de agua
  • 200 ml de mezcal de tu elección

 

Procedimiento

1. En una sartén, calienta el  piloncillo y el mezcal con un poco de agua hasta que se derritan formando un caramelo.

2. Licúa los ingredientes, deja reposar la mezcla en el refrigerador para que salgan todas las burbujas de aire.

3. En el molde para flan, vacía la mitad del caramelo y la mezcla de todos los ingredientes.

4. Colóca la mezcla en la olla

express sobre la base para baño maría y agrega agua sin que toque el molde.

5. Cuando la olla express empiece a soltar vapor, cuenta 15 minutos y sácala de la misma. Espera a que enfríe. Después, métela en el refrigerador.

6. Al servir agrega el resto de la salsa caramelo encima del flan.

Chef Moisés Salazar

El chef Moisés Salazar es un mexicano experto en Alta Cocina, dedicado al catering corporativo y privado. Su pasión lo ha llevado desde Belize, donde estuvo a cargo de delegaciones diplomáticas  de la Embajada de México, Estados Unidos y varios países centroamericanos, hasta Atlanta, donde colaboró en el famoso St. Regis.  Encuentra más información sobre el chef Moisés Salazar y su contribución al  mundo de la gastronomía en su sitio web: www.chefmoises.com

Publicado originalmente el 2 de septiembre del 2013

You say “Pigskin”, I think “Chicharrón” – A Quick and Delicious Snack for the #BigGame

 

 

Very close to el Día de la Candelaria, when Mexicans celebrate the end of the Christmas season with tamales,  a party of a very different ‘religion’ takes place: the Super Bowl.

The already amalgamated celebration of Día de la Candelaria, fuses the pre-Columbian tradition of making food and other offerings to several deities, along with the presentation of Christ at the temple. According to Jewish law, it was customary to bring a baby to the temple after forty days had passed from the day of the infant’s birth. Jesus would have been taken to the temple on February 2nd, which is when this festivity takes place.

Around the same time, and adding a layer of complexity to my world, I was quickly evangelized on the celebration of the Superbowl, which could very easily be considered a holiday.  Intriguing as the game is, though, I have always been more fascinated by the  soap-opera worthy plots, the off-the top commercials,  and of course, the food.

Food was my easy way in, and when I was first asked to bring a dish to the party I thought it would be clever to bring chicharrón… I thought, this is really “pig skin” after all.

For a quick and easy to make a snack, serve chicharrón in a molcajete with avocado, salsa and warm tortillas.

 

Enchiladas Suizas – Prueba Esta Deliciosa Receta de la Chef Priscilla Curiel

Foto: Chef Priscilla Curiel

Foto: chef Priscilla Curiel

Hace unos días, la chef  Priscilla Curiel, del restaurante Talavera Azul, en San Diego, nos habló sobre su pasión por la comida mexicana, y de sus platillos favoritos: las enchiladas suizas.

Una de las historias que más me gustan sobre el origen de este plato, se remonta a la época de la caída del imperio austro-húngaro, en la que un miembro del servicio de Maximiliano de Habsburgo  huyó a Coahuila y posteriormente a la Ciudad de México con las recetas que se servían a los emperadores. Armado con conocimientos y técnicas europeas, decidió abrir un café al que llamó “Café Imperio”.  Aquí, se dice que las enchiladas se hicieron de fama para después integrarse por clamor popular al menú de un afamado restaurante ¨de sociedad¨ y, posteriormente, a otros mucho más accesible, como el que ahora sabemos ligado a una famosa empresa de telefonía celular.

Pero para que no se queden con las ganas de probar esta verdadera delicia independientemente de sí están en México (o en San Diego), o no,  aquí está la receta para que la preparen en casa.

Enchiladas Suizas (Rinde para 5 personas)

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo
  • 10 tortillas de maíz
  • 8 tomatillos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de cilantro
  • 1 taza de crema mexicana o queso crema
  • 1 taza de queso oaxaca o de manchego ( al gusto)
  • sal (al gusto)
  • pimienta (al gusto)
  • 1 taza de aceite vegetal

Proceso:

  1. Pon los 8 tomatillos y los 2 chiles serranos (sin semillas) en una cacerloa con agua suficiente que cubra los ingredientes. Deja que el agua hierva con una flama alta.
  2. Deja que los ingredientes hiervan por unos 10 minutos sin que el tomatillo se pase, por que se vuelve amargo. Después pon los ingredientes de la cacerola en una licuadora.  Agrega una media cebolla, los dientes de ajo y las ramas de cilantro con ¼ de crema mexicana o del queso crema.
  3. Licúa todos los ingredientes y vuelve a poner la salsa en una cacerola para que se termine de cocer.  Un buen tip es agregar el cilantro en crudo hasta el final para que la clorofila le agregue más color verde a nuestra  salsa.
  4. Deja unos 10 minutos más a fuego medio y agrega la sal y pimienta al gusto.

Tortillas

  1. En una sartén, pon una taza de aceite vegetal a calentar a fuego medio o alto.
  2. Toma una tortilla con pinzas y ponlas en el aceite por cada lado durante 7 segundos. No dejes que se frían de más por que quedan duras como tostada y no nos sirven para nuestras ricas enchiladas. Las tortillas deben quedar ligeramente fritas.
  3. Recuerda colocar las tortillas en unas servilletas para ese exceso de grasa.

El gratinado

  1. Calienta el horno a 250F. En una charola honda, pon las tortillas rellenas con el pollo deshebrado en rollitos y cúbrelas con la salsa.
  2. Pon rebanadas delgadas con queso rallado Oaxaca o Manchego sobre las enchiladas.
  3. Déjalas en el horno aproximadamente durante 10 minutos o hasta que el queso se derrita.
  4. Para finalizar esta receta puedes pon más crema encima de las enchiladas. D   ecora con rodajas de cebolla.

POMELO_20150811081604_saveLa chef Priscilla Curiel lleva la pasión gastronómica en las venas. De linaje restaurantero, esta joven chef, banquetera y estilista gastronómica, deleita a sus comensales con platillos nostálgicos y auténticos como los chilaquiles y las enchiladas suizas. Visita a la chef Curiel en su restaurante “Talavera Azul” en Chula Vista, California.

 

This post was first published in LaVitaminaT.com on 9-27-2015

 

Guacamole… Valle de Guadalupe Style A Recipe by Chef Bossuet

 

Photo Credit: Lozhka Bistrot

Photo Credit: Lozhka Bistrot

 

This is one of my favorite souvenirs to our trip to Valle de Guadalupe, and chef Bossuet prepared this delicacy for La Vitamina T at the World of Latino Cuisine in NJ with a twist: he replaced the grapes with strawberries!

Yields 4 cups

Ingredients

  • 5 pieces avocado (Hass)
  • 1 cup of brunoise Roma tomatoes
  • 1/2 cup of white onion finely chopped
  • 1/3 cup of Serrano fresh chili
  • 2 tbs of cilantro finely chopped
  • 4 tbs of lime juice
  • Salt t.t.
  • 1/2 cup of table grapes cut in half
  • 1/3 cup of fresh ranchero cheese

Directions

  • In a bowl add the mashed avocado pulp, and mix the tomato, onion,  chili, lime juice and salt.
  • Add ranchero cheese and grapes on top.
  • Enjoy with fresh corn tortilla or tortilla chips.
  • Pair with a good Mexican wine
Chef Bossuet´s Kitchen at Loshka Bistort

Chef Bossuet´s Kitchen at Loshka Bistort

Celebrated Mexican chef  José Bossuet Martinez,  former Executive Chef of Mexican ex-president Vicente Fox,  is member of the world’s most prestigious association   “Le Club des Chefs des Chefs”, which exclusive membership is reserved for those who are personal chefs of heads of state.

Today, chef Bossuet treats lucky patrons ´like kings´ at Lozhka Bistrot in Valle de Guadalupe, Baja California and Café Contento in Guanajuato. José Bossuet is an author, an educator and an extraordinary representative of Mexican gastronomy. Beyond that, he is a proud showcase of Mexico’s ingenuity, its entrepreneurship, its heart and its undeniable talent.

 

 

 

 

 

 

De Ángeles y Guerreros: Chiles En Nogada – Nuestra Mesa

Foto: Manuel RIvera

Foto: Manuel Rivera

Quien tiene la fortuna de visitar México en septiembre, descubrirá que los chiles en nogada empiezan a decorar los manteles al mismo tiempo que los adornos tricolores que anuncian la llegada de las fiestas patrias aparecen por doquier. Literalmente chiles en salsa de nuez o “nogada”, este plato se atribuye a la creatividad culinaria propia del estado de Puebla, y se dice que los chiles en nogada fueron servidos por primera vez en el siglo XIX para celebrar la independencia de México.

Mitad plegaria, mitad receta, cuenta la historia que las monjas agustinas de Atlixco, Puebla, improvisaron este platillo en honor del caudillo Agustín de Yturbide, quien durante su viaje a la Ciudad de México desde Veracruz, se detuvo en Puebla tras firmar el Tratado de Córdoba. Este documento establecía la independencia de México, es por eso que los colores del Ejército Trigarante, y ahora también los de la bandera mexicana, están representados en este plato.

Mitad guerrero, mitad ángel, esta delicia exige que al chile poblano se le de vida con un corazón hecho a base de carne, frutas y semillas disponibles en México durante el mes de septiembre, incluyendo pera, durazno, manzana y piñón. Para rematar, la salsa de nuez que le da nombre al plato es muy delicada, y está acentuada con semillas de granada.

Mitad indígena, mitad español, esta creación es completamente mexicana y no puedes dejar de probarla.

En caso de que quieras recrear esta joya culinaria en casa, nuestro colaborador y amigo, el chef Aldo Saavedra, viajó a Atlixco Puebla para traer a Nuestra Mesa, una receta inspirada por las monjas de la órden de las Clarisas, quienes se dedican a elaborar este platillo desde 1924. El chef Saavedra nos cuenta que originalmente, las monjas preparaban chiles en nogada para festejar el cumpleaños de una de las abadesas. Los invitados ocasionales empezaron a crearles fama, hasta que las monjas decidieron venderlos. El chef nos dice: “dado que no son restaurante, el servicio único es para llevar. Con nuestro plato en mano, nos dirigimos a la plaza del pueblo, a sentarnos al pie del kiosco, para disfrutar de este platillo ejecutado con gran maestría, pasión y precisión.”

 

PICADILLO

Ingredientes:

  • 3 cda manteca de cerdo
  • 1 diente de ajo picado
  • 2 cdas de cebolla finamente picada
  • 500 gr de lomo de cerdo molido
  • 50 gr dejamón de pierna
  • 500 gr de jitomates asados
  • 500 ml de caldo de pollo
  • 1 pizca de azafrán
  • 1 pizca de clavo molido
  • 1 pizca de comino
  • ½ cdta de canela molida
  • 1 manzana picada
  • 1 pera picada
  • 4 cdas de piñón rosa
  • 4 chabacanos deshidratados picados
  • 30 gr de pasas güeras remojadas en ron
  • 20 almendras picadas
  • 4 cdas de acitrón picado
  • 1 cda de azúcar moscabado
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 taza de jerez

Procedimiento: 

  1. Calienta la manteca de cerdo y pon a sofreír el ajo y la cebolla hasta que estén transparentes, después agrega la carne de cerdo y el jamón.
  2. Cuando la carne esté dorada, agrega los jitomates, deja que se sofrían un poco y después agrega el caldo. Deja hervir hasta que se seque y la carne este tierna.
  3. Cuando todo empiece nuevamente a sofreírse, agrega todas las frutas, las especias, las pasas, las almendras y el acitrón.
  4. Revuelve y espera 5 minutos hasta que todo se sofría y vayan integrándose los sabores. Agrega el azúcar, un poco de sal, la pimienta y el jerez.
  5. Mueva constantemente, hasta que espese, rectifique la sazón .
  6. Retira del fuego y deja entibiar antes de rellenar los chiles.

CHILES

Ingredientes:

  • 16 chiles poblanos pelados
  • La mezcla de picadillo
  • 50 nueces de castilla frescas peladas( sin cascara dura , ni la cascara suave café, deben ser totalmente blancas)
  • 750 ml de leche
  • 250 gr de queso fresco
  • 1 bolillo remojado en leche con canela y azúcar
  • 125 ml de jerez seco
  • 3 huevos
  • 2 granadas rojas
  • perejil para decorar
  • manteca de cerdo para freír

Procedimiento:

  1. Un día antes de empezar la preparación, limpia las nueces de la cáscara y la piel. Pónlas a remojar en leche hasta cubrirlas.
  2. El día que se van a comer los chiles, muele la nuez con el queso y el pan remojado y el jerez.
  3. Si la salsa está muy espesa, agrégale un poco de crema o leche
  4. La salsa puede servirse a temperatura ambiente o puedes calentarla un poco ( no mucho porque se puede cortar)
  5. Hay dos maneras de servir los chiles, una es rellenarlos y salsear, poniendo encima la granada y unas hojas de perejil. La otra es capearlos, para lo que se baten las claras de los 3 huevos y después se le agregan las yemas. Posteriormente, el chile ya relleno, se pasa por un poco de harina y después por el huevo, para ponerlo a freír en la manteca. Escurre y sirve cubierto de salsa y  granada.

 

Chef Aldo SaavedraEl chef Aldo Saavedra ha cocinado para huéspedes de establecimientos como el conocido Hotel Condesa D.F. y ha contribuído con sus recetas en proyectos con marcas de la talla de Larousse y Danone. En Nuestra Mesa, el chef Saavedra comparte con los lectores de La Vitamina T, su pasión por la cocina y por México. Sigue al chef en su cuenta RutaAlma en Facebook, Twitter e Instagram.

 

 

 

 

Let There Be Fire! – The Universal Language of Grilling

Chimney starters help accelerate the process of getting the coal ready for grilling.  
Photo credit: Illya Samko

 

Summer is finally here, and in these latitudes, barbecue season often evokes images of sporting events and patriotic-themed cookouts. Of course, you need weather to cooperate, so as the words “barbecue” roll off your tongue, you have unconsciously summoned the idea of a picture-perfect day. Growing up in a part of the world blessed with rather benign weather year-round, it was not until I moved to Chicago that I understood why the state of the atmosphere often finds its way into the conversation or the news. Here, grilling is definitely a seasonal event and sometimes it is referred to as barbecuing.

In Mexico, barbecue or barbacoa, means something different- it is a dish that typically entails cooking meat on an open fire (usually lamb) in a hole that has been dug in the ground for this purpose. Barbecuing to us, is a parrillada or a carne asada (literally, “grilled meat”). These words immediately make me think of a Sunday spent surrounded by family and friends in Mexico. Putting the meat on the grill is the main event, and the process entails an unspoken ritual that, like any other party in Mexico, takes at least a whole day. To me, the most curious part of the custom is what is often done in hopes that the rain won’t spoil the day- scissors and knives are staked into the ground. In some instances, this is done forming specific shapes, in others, these artifacts are put outside along with ribbons or even eggs…

Last year, we asked a few suburban dads for their grilling tips right on time for Father’s Day. As I asked around, I realized that ideas were incredibly diverse-  from ingredients to techniques. Something I found particularly fascinating was that no matter who I was talking to, this conversation resonated.  The joy of grilling seemed universal.

Is it? I think it might be. I asked my friend Illya for a few grilling tips. He happens to be Ukrainian and someone who, like me, is truly passionate about food. What do we have in common? Our love for Mexico. His wife Myrna, is a Mexican transplant. What do you have in common? You speak the same language-  He is another guy who loves to grill.

Sizzling Hot: Our Primal Love for Food over Fire

 By: Illya Samko

 

Grilling in Monterrey, Mexico. Photo credit: Illya Samko

Grilling in Monterrey, Mexico. Photo credit: Illya Samko

Since man started cooking with fire, food has never been the same. There is something deeply primal about putting a piece of steak on the fire; the sound of  meat sizzling on the grill, its aroma and the divine taste of a fresh steak. I believe these images are seared into our DNA.

In the Ukraine, grilling is mainly associated with cooking pork. Pork shoulder is usually cut into cubes and marinated in mayonnaise, salt and onions. It is then skewered and cooked over charcoal slowly until it is well done.

Ukrainian grill. Photo credit: Ilya Samko

Ukrainian grill. Photo credit: Illya Samko

My greatest learning experience as far as grilling goes, took place during my first trip to Monterrey, Mexico (birthplace of my lovely wife, Myrna). Here, grilling  is a way of life to say the least. I was impressed with how Regios* know their grilling. They use a specific type of charcoal, Mesquite, which gives the meat a very smoky and distinctive flavor. The preparation process is as important as grilling itself- It takes a certain number of cheves** to get the thing going. First the fire, then the botanas*** and few hours later, when you are so hungry that you could eat just about anything, you finally hear that “magic sound” and smell the beef- you are lovestruck.

 At that point, in spite of all the beers you’ve had, your senses are heightened and the level of salivation is downright dangerous. Finally, the teasing is over and it is time to feast- the plate full of grilled goodness makes it to the table. Devour you will. Believe me. Not only is grilling a ritual that takes hours, it is also a way to celebrate anything. Mexicans seem to celebrate life if there is no other particular reason to party.

When grilling there are a few important things that you need to know. I believe these basic steps make a huge difference.

  • Never put any meat on the grill that came straight out from the fridge. Let it warm up a little. Room temperature is ideal.
  • Season your meat with kosher or sea salt and pepper. Good steak needs absolutely nothing else.
  • Be patient. You cannot rush a good burger, steak or whatever you are grilling.
  • After you take your steak off the grill, let it rest for about five minutes. This will allow all the juices to be redistributed back into the steak evenly.
  • I use a chimney starter to speed up the process of getting the coal ready for grilling. Using accelerators on the coal gives your food  a chemical taste.

Enjoy!

Born and raised in Western Ukraine, Illya Samko is a food enthusiast who loves to travel, learn about different cultures and try new cuisines. With a  degree in law, and a knack for anthropology, Illya has worked in London, New York and Chicago, where he currently lives with his Mexican wife, Myrna. 

 
*Regios short for regiomontanos, are a citizens from Monterrey, Mexico.
**Cheves is slang for cerveza or beer.
***Appetizers, snacks
 
Originally published 6-23-2013 www.lavitaminat.com