Tag Archives: Restaurantes

Tampico y sus Delicias: La Carne a la Tampiqueña y Las Tortas de la Barda #Receta

 

Hace unos días tuvimos el privilegio de hablar con Gaby Navarro de Fextivo Eventos en Tampico, Tamaulipas, quien nos iluminó con su conocimiento, pasión e investigación personal sobre dos platillos típicos de su tierra: la famosísima carne a la tampiqueña y las tortas de la barda. En este artículo, Gaby nos habla sobre el origen de estas delicias. Se los compartimos con mucha emoción.

Carne a la Tampiqueña. Fuente de foto: Chef Claudio Loredo.

Por: Gaby Navarro

 

Escucha la entrevista aquí.

La Carne a la Tampiqueña: Plato de Reyes (y de Princesas)

Hablar de la carne asada a la Tampiqueña es hablar de la historia de una familia, de la visión de un hombre y su amor por esta tierra jaiba a la que abrazo como suya, su nombre: don José Inés Loredo.

Potosino de nacimiento pero Tampiqueño de alma y corazón, llega huérfano a Tampico a la edad de 21 años junto a su hermano Fidel. Don José Inés comenzó a trabajar en el restaurante del Hotel Imperial uno de los hoteles de más prestigio en Tampico, como camarero. Al paso del tiempo debido a su carácter afable y simpático, se involucra también en la vida política de la ciudad y esto lo lleva a ocupar cargos públicos como regidor, jefe de la policía y finalmente presidente municipal, todo esto sin dejar a un lado su pasión por la gastronomía.

Es en el año de 1949 que junto a su hermano Fidel, un grupo de amigos (Rodrigo Ramírez, Héctor Crespo) y el maestro de cocina Antonio de Rocabruna, se lanzan a la conquista de la Ciudad de México. Es aquí donde don José Inés abre su primer restaurante con servicio de 24 horas llamado “ Tampico Club” ubicado en la esquina de Balderas y ave. Juárez. Es en la cocina de este lugar donde nace el plato que ha dado la vuelta al mundo, el que  ha llevado el nombre de Tampico en alto y el que se dice fuera el predilecto de la Princesa Grace de Mónaco.

El plato nace bajo el nombre de “almuerzo huasteco” plato que era muy solicitado por los clientes “desvelados” que llegaban al lugar en horas de la madrugada. El plato consistía en una cazuela de frijoles de la olla negros, enchiladas verdes picosas, un trozo de queso molido a la plancha y la típica cecina huasteca marinada en naranja cucha (una naranja ácida). Este era, sin duda, un plato ideal para curar cualquier cruda.

La cocina al mando de don Fidel Loredo y Antonio de Rocabruna así como el “almuerzo huasteco”  se volvieron famosos. Poco a poco, la crema y nata de la sociedad capitalina, intelectuales y artistas se convirtieron en clientela. El famoso plato comenzó a ser pedido en el horario de comida por lo que dejo de ser un almuerzo y se añadió al menú de la comida como “carne asada a la tampiqueña”. Pero, no solo cambia el nombre, además se agrega otro ingrediente, rajas de chile poblano, con la finalidad de hacer el plato más completo. Posteriormente, don José Inés Sugiere cambiar la cecina, una carne dura y salada por una tira de filete de 30 cm de largo por 10 cm de ancho ( respetando el marinado en naranja cucha y demás ingredientes) además las enchiladas dejan de ser picosas y se bañan en salsa de tomatillo verde . Es en esta adecuación donde le da a cada elemento en el plato el significado que la mayoría de los tampiqueños conocemos y con la que el plato participó en innumerables muestras gastronómicas alrededor del mundo. De ahí su fama internacional.

La carne a la tampiqueña  se sirve en un platón oval que representa la región huasteca, la tira de filete representa el rio Pánuco y va de extremo a extremo del plato en virtud de que el río atraviesa la huasteca. Las enchiladas verdes simbolizan los verdes campos de nuestra región, el queso blanco la nobleza de la gente que habita esta zona y los frijoles negros, la tierra fértil  y el petróleo.

Para el año de 1965 don José Inés y don Fidel regresan a Tampico (con la finalidad de abrir un restaurante en Tampico, y les ofrecen  la cocina del prestigioso  Hotel Inglaterra ubicado en calle Salvador Díaz Mirón ,en el primer cuadro de la ciudad. Según palabras del chef Enrique Loredo, sobrino de don José Inés,  es aquí donde la carne a la  tampiqueña tiene otro cambio: se le adiciona una porción de aguacate machacado con chile serrano y cebolla, y se cambian los frijoles de la olla por frijoles refritos, por tener estos mejor aceptación entre los comensales.

Recientemente tuvimos la fortuna de hablar con el gastrónomo, educador e impulsor de la cocina tamaulipeca, el chef Claudio Loredo, miembro de esta ilustre familia.    Según el chef Loredo, más allá de una relación entre los elementos de los platillos locales, y una referencia a la geografía donde nació,  “este plato fue creado para dar gratitud a una tierra que recibió a una familia potosina que llego a Tampico en búsqueda de mejores condiciones y que en la confianza, tenacidad y visión logran destacar en muchos aspectos de vida.”

Es en 1971 cuando se abre el primer restaurante “Loredo” en Tampico en la Avenida Hidalgo y calle Eucalipto, ¡por fin! Tampico tiene su plato íconico en casa y el sazón y la calidad del servicio que siempre han caracterizado a la familia Loredo.

En el año de 1980, y en virtud de la pasión y la excelencia con la que  desarrollaba su trabajo, además de sus aportaciones a la gastronomía mexicana, don José Inés es nombrado Fondero Mayor de México.

Actualmente su sobrino el chef Enrique Loredo Soto, continúa con el legado de la familia en su restaurante Loredo Miramar. 

Les compartimos con emoción la deliciosa receta auténtica y original para que ustedes puedan recrear este plato, directamente de las manos que heredaron su creación.

Receta de la Auténtica y Original

Carne Asada a la Tampiqueña

Creación Original de Don José Inés Loredo

Foto: Cortesía del chef Claudio Loredo

 

A base de carne vacuna, se corta el solomillo o filete de res en trozos de unos 250 gramos y se coloca sobre una tabla para ejecutar el corte, que se efectúa con un cuchillo filetero empezando por la parte baja, y de derecha a izquierda, como si fueran desenrollando, de manera de obtener una tira o filete de unos treinta centímetros de largo por ocho de ancho y uno de grueso, y se le da una ligera aplanada.

Se sazona por ambos lados con sal, pimienta, jugo de naranja agria o de limón, y se pone sobre la plancha, previamente aceitada ésta, a fuego moderado, y se asa un minuto por cada lado, pasando a ocupar el centro del platón.

Previamente se prepara, como guarnición, lo siguiente: dos tortillas fritas en aceite y enchiladas, o sea, bañadas con una salsa de chile verde y tomatillo verde de bolsa, frita con un poco de ajo y sal, agregándole un poco de caldo, dobladas por la mitad y espolvoreadas con queso fresco molido desmoronado y cebolla blanca fileteada.

Un chile poblano, asado a la plancha, volteándolo para que no se queme, el cual se despelleja con un trapo húmedo; se abre y se quitan las semillas, se corta en cinco rajas, a lo largo, y se fríen con cebolla, ajo y hierbas de olor.

Se corta una rebanada rectángular de queso fresco y se asa en la plancha caliente para que quede dorado.

Todo esto se coloca alrededor de un platón caliente, antes de poner en su centro la carne asada, que ha de servirse inmediatamente que salga de la plancha.

Aparte, y en cazuelita de barro, una ración de frijoles negros de la olla, cocinados con una rama de epazote y se hace acompañar con unas tortillas de maíz del comal a la mesa.

Las Famosas Tortas “de la Barda”

La creación de las famosas tortas de la barda tiene su origen en el año de 1928 en los puestos de comida que se instalaban junto a la barda de la aduana marítima aquí en Tampico, su creador: Don. José María Bracamontes Contreras.

Tortas de la Barda: Fuente de la Imagen. Wikipedia

Originalmente, las tortas consistían en un pan francés (es como los tampiqueños llamamos al bolillo) con frijoles, sardina, verduras y salsa. También las preparaban con longaniza o queso de cuajada.

El nombre de esta tortería era “Tortas Alijadores” (alijador es el trabajador de los muelles perteneciente al gremio unido de alijadores, primer cooperativa en México) y era un pequeño negocio familiar donde René el hijo de Don José María, ayudaba a su padre desde los 7 años, junto con su hermano mayor de nombre Francisco. Las tortas eran buscadas por los trabajadores del puerto y los fines de semana aquello era una romería. El negocio, también abierto por la noches, recibía a quienes salían de los bares, fiestas, prostitutas y alijadores del turno nocturno. El puesto, con el paso de los años, tomó mucha fama, Don José María deja el negocio a manos de su hijo Francisco, pero él se casa en la década de los 50 y decide independizarse. Al ser Francisco quien preparaba las tortas y tenía más contacto con los clientes,  éstos lo siguen y la tortería de su padre se queda con una venta al día de aproximadamente 5 tortas. Don José María quién acude a buscar a su hijo René a su trabajo en una farmacia de la zona  para contarle lo sucedido. En ese momento, René renuncia a su trabajo se va con su padre y empieza idear la manera de atraer más clientela al negocio. Un día de paso por el mercado, René entra a una salchichoneria y se le ocurre cambiar a la sardina por mortadela y dicho cambio, aunque rindió frutos,  aún así la venta no daba lo suficiente para subsistir así que René, ya con familia,  poco a poco va adicionando más ingredientes a la torta.

Las tortas de la barda creadas por René Bracamontes consisten en un pan francés con frijoles refritos, jamón, queso de puerco (producto cárnico tipo áspic elaborado con la cabeza del cerdo), aguacate , queso molido (queso blanco muy común en la huasteca), queso amarillo, chorizo, carne deshebrada y salsa verde de chicharrón.

El auge de la creación fue tal que las tortas empezaron a ser conocidas como las “tortas de la barda”  pues la gente, al recomendarlas,  da como referencia la barda de la aduana. ¡Se cuenta que se llegaron a vender hasta mil tortas diarias!

El negocio aún se encuentra en pie en la barda de la aduana marítima de Tampico bajo el nombre de “las tortas de la barda de  René y su hijo Cepillín” y es atendido por el Sr. Arturo Bracamontes hijo del fallecido René Bracamontes.

Chile de Agua Rajas – A Recipe from Oaxacan Culinary Ambassador Pilar Cabrera

Photo: Pilar Cabrera

Photo: Pilar Cabrera

A food scientist turned chef and restaurateur, for over 20 years, Pilar Cabrera has delighted patrons at her La Olla restaurant in Oaxaca, Mexico. Also a culinary educator and ambassador, Chef recently spoke with us about her book, Casa de los Sabores, a compilation of some tradional Oaxacan recipes, and the written culmination of her work as a docent: Casa de los Sabores is chef Cabrera´s cooking school.

In her food, Cabrera captures the soul of traditional Oaxacan cooking, from local ingredients, to utensils and secret family recipes.

If you are in Oaxaca, you are in luck, as you can stop by and indulge in her dishes. If you are not, buy her book, and in the meantime,  Chef was very generous to share with us a piece of Oaxaca, so that you can bring it to life in your own kitchen. Here’s her recipe to make chile de agua rajas al orégano. Enjoy!

*Our heartfelt thanks to chef Aldo Saavedra for making this interview possible.

 

787775d4-783b-4d08-84fb-311e5cf9ca4d

Pollo Frida Kahlo – La Receta de la celebrada Chef Karla Chápero

Foto: Restaurante Frida Kahlo

Foto: Restaurante Frida Kahlo

Karla Chápero, chef ejecutiva del grupo Frida Kahlo Restaurantes en Morelia, Michoacán, habló con nosotros hace unas semanas sobre cómo es que la personalidad de este ícono mexicano se hace plato. La chef dice que en  su restaurante “se cocina arte” y generosamente, nos compartió esta receta para hacer Pollo Frida Kahlo: un suculento pollo relleno de queso y hoja santa, vestido con mole verde y nopal asado. ¡Que lo disfruten!

POLLO FRIDA KAHLO 

Ingredientes: (rinde para 4 comensales)

  • 4 pzas de pechuga de pollo
  • 250 gr de queso crema
  • 20 gr de hoja santa picada
  • 60 ml de aceite de maíz
  • Sal y pimienta

 Procedimiento:

  1. Abrir cada pechuga de pollo en forma de mariposa
  2. Sazonar con sal y pimienta
  3. Mezclar el queso crema con la hoja santa
  4. Rellenar la pechuga con la mezcla de queso
  5. Enrollar
  6. Calentar un sartén, incorporar el aceite y sellar cada pechuga
  7. Cocinar las pechugas por 10 minutos aproximadamente a fuego medio

Para el mole verde

  • 250 gr. de tomatillo
  • 80 gr. de semilla de calabaza
  • 150 gr. de chile jalapeño desvenado
  • 250 gr. de chile poblano desvenado
  • 30 gr. de lechuga romana
  • 5 gr. de ajo
  • 70 gr. de bolillo frito
  • 75 gr. de cebolla
  • 3 gr. de comino
  • 100 gr. de cilantro en hojas
  • 500 ml. de caldo de pollo
  • Sal de mar al gusto
  • 250 gr. de manteca de cerdo

Procedimiento:

  1. Calentar una cacerola con la mitad de la manteca.
  2. Freír la cebolla, agregar el ajo y el tomatillo.
  3. Incorporar el chile poblano y el jalapeño
  4. Adicionar la semilla de calabaza, mezclar todos los ingredientes poco a poco a fuego medio.
  5. Agregar el bolillo en trozos y cocinar por unos minutos más, retirar del fuego.
  6. Licuar el mole utilizando el caldo de pollo.
  7. Incorporar poco a poco la lechuga, el cilantro y el comino.
  8. Calentar la cacerola con el resto de la manteca y agregar el mole.
  9. Cocinar a fuego medio, hasta hervir.
  10. Sazonar y rectificar sabor.
  11. Mantener caliente para acompañar el pollo relleno.

Servir la pechuga de pollo en un plato, bañar con el mole verde, acompañar con arroz, nopales asados y frijoles de la olla.

Acompañar con tortillas de maiz; en el restaurante elaboramos tortillas ceremoniales, tradicionales del pueblo Otomí de Comonfort, Guanajuato.

Tortillas ceremoniales. Foto: Restaurante Frida Kahlo

Tortillas ceremoniales. Foto: Restaurante Frida Kahlo

 

 

 

Savor the flavors of a Mexican Christmas #PosadaShaman

Don Churro in Pilsen – Churros with a Soul

 

At Don Churro, in Pilsen, churros are an artform.

At Don Churro, in Pilsen, churros are an artform.

I was touched by the sight of the churros that welcomed us, as if they had somewhow been coaxed into perfectly spelling out “La Vitamina T.” We were asked to arrive early since, like it is the case with any kind of magic, at Don Churro, these delicious fried-dough desserts  can only be conjured up in the dark.  

It was barely dawn when we got to the quaint Pilsen establishment, and the Molinas had been up all night. With no sleep and even in the the sweltering heat of the friers that have been going on for hours, the owners of Pilsen´s Don Churro, el Moro de Letrán (an homage to the iconic downtown Mexico City establishment) are extraordinary hosts.

María, the matriarch, speaks proudly and animatedly about how a mix of hard work and bravado landed her a business for which she had to fight every day to keep afloat. At first, she says, she would go out to sell churros on her bicycle. Fast-forward thirty years and Don Churro is making 5,000 pastries a day to keep up with a demand that spans beyond state lines, and has earned a spot as a community fixture. 

10169426_10153530166362994_8510736131027512718_n

The Molina family add passion and pride to their delicious churro recipe.

Edwin Molina, one of María’s three children, gives us a quick glimpse at the struggle and sacrifice that have built both, the family business, and his character.  Armed with a grateful attitude and a superhuman work ethic, Edwin  works  to  find new opportunities to merchandise his product and to continue to innovate. This place is not called Don Churro in vain. Here, churros are  serious business.

11665717_10153530080322994_7034398153136593138_n

What makes Don Churro so special? These churros have a soul. And I am not just talking about the delicious guava, cream cheese, bavarian cream, strawberry or chocolate fillings that make these crispy and chewy bundles of goodness extra special.

These popular transplants have gone through fire to become who they are, and much like the Molina’s, they are a real success, and they will steal your heart.

Don Churro

Address: 1626 S Blue Island Ave, Chicago, IL 60608

Phone:(312) 733-3173

M-S 6:00 am to 7:00 pm

Get there early, churros are particularly tasty when hot.

La Vitamina T Joins Documentalist Crew in a Sampling of Mexico in Chicago

The With a Smile Films Team with La Diosa´s chef Martínez and Mauri Ortega.

The With a Smile Films Team with La Diosa´s chef Martínez and Mauri Ortega.

A few days ago,  La Vitamina T was thrilled to participate in the project of Mexican documentalist crew, With a Smile Films. The group is working on an initiative that strongly resonated with our mission to harness the power of food to, among other goals,  invoke memories, overcome distances and bridge cultures. La Vitamina T had the good fortune to spend a  day with producer Alex Aguilar, director Danky Sáenz and tech wiz Santiago Casillas. The schedule, which was thoughtfully secured by our team, featured a tour of Chicago and included a few of the innumerable stops that highlight the pride,  passion and talent of food experts and enthusiasts who bring a little bit of Mexico to our hearts and tables in Chicago.

It is easy to see that Sophie´s Ron Aleman cooks with a Mexican heart.

It is easy to see that Sophie´s Ron Aleman cooks with a Mexican soul.

 

It is a good thing we walked so much, because we were generously fed everywhere we went! Stay tuned for more information on this documentary as it’s being “baked”.  It promises to be delicious!

 

María Molina proudly speaks about the passion behind "Don Churro".

María Molina proudly speaks about the passion behind “Don Churro” in Pilsen.

 

Viaja al Pasado sin Dejar la Ciudad con Chicago, Ford y Tú

CFYTSe terminó el Chicago Auto Show, un evento que en su edición número 107 rompió records de asistencia. Como es tradición, el público tuvo la oportunidad de votar por sus favoritos, y Ford ganó a lo grande, incluyendo premios al auto más popular y al mejor auto en producción.

Uno de los coches que obtuvo mi voto es el GT-350, un vehículo increíblemente poderoso inspirado en un clásico: el Shelby GT350, y para ir a tono con el tema de la nostalgia, visitamos una de mis cafeterías favoritas: Eleven City Diner en Lincoln Park.

Este establecimiento nos remonta a una época de antaño en la que abundaban los ´diners´ o cafeterías casuales y de ambiente familiar. Aquí puedes encontrar deliciosos sandwiches, sopas, ensaladas y hasta dulces a granel. Algo que siempre me ha fascinado en esta cafetería (además de su pan recién salido del horno) es la fuente de sodas, donde se preparan bebidas que definitivamente te transportan a otra época. Prueba sus malteadas hechas a la antigüita, o sus “fosfatos”, que son bebidas gaseosas que se popularizaron a fines de los 1800s y que están recobrando auge en la coctelería actual.

Si traes tu auto contigo, estás de suerte, porque el restaurante ofrece estacionamiento en la parte de atrás, así que no tienes que sufrir en este frío tremendo para viajar al pasado.

 

ELEVEN LINCOLN PARK

2301 N. Clark St.,

Chicago, IL 60614

Phone. 773-244-1112

Este artículo ha sido patrocinado por Chicago, Ford y Tú. Sigue a Chicago Ford y Tú en Facebook on en Twitter.

logocfyt

 

Flock to the Shepherd -The Charismatic Taco al Pastor #NationalTacoDay

Photo: El Califa, Mexico City

Photo courtesy of: El Califa, Mexico City

RUTA MEXICANA

Whenever I visit Mexico, there is an additional ‘layover’ between the airport and my parents’ home in a suburb of Mexico City. Stopping for tacos al pastor or ‘shepherd-style’ tacos has become somewhat of an unspoken ritual. Luckily, no matter the time or day of the year, my sister is always prepared with a roster of recommendations that she has carefully curated in my absence. Count on her to rattle off an impressive selection that includes taquerías open on Christmas Day.

Despite the fact that taco stands abound, not all tacos are made equal. Ask any local. Finding the perfect taquería is almost a rite of passage for defeños*, one that speaks to the way we connect with our city and beyond- a Mexican’s relationship with their pastor is emotional… personal.

Photo courtesy of: El Califa. Mexico City, Mexico

Photo courtesy of: El Califa. Mexico City, Mexico

When Enrico came with me to Mexico for the first time, he joined me in our recently established ritual. We visited a corner taquería where my family knew Chucho*, the taquero. Enrico was a little nervous as he eyed the cilantro and the onion piling over the tender marinated pork meat and pineapple. As a tourist who visits Mexico for the first time, Enrico asked me if the food was safe to eat. Trying to leverage whatever I could think of to reassure him, I said, “You will be fine. The taquero’s name is Jesus!”

He was an instant convert.

I have yet to find a perfect spot in Chicago to have tacos al pastor. Recently, I was crushed to find that some places serve them with cubed meat. I am on a mission to find a place I can recommend!

In the meantime, if you have the good fortune to be in Mexico City, you must check out El Califa. Aside from their outstanding customer service, they are famous for the way they serve the meat and for their freshly-made tortillas.

You will see why I think that this taco is king.

* Defeño is a Citizen of Mexico City (D.F.)

**In Mexico, Chucho is short for Jesús, which is a fairly common name

EL CALIFA 

Altata 22, Col. Condesa, Mexico City, Mexico 

Click here to find additional locations

Hours: Mon. thru  Sun. 1:00 p.m. –  4:00 a.m. 

Para este Día de la Candelaria, Tamales de Mango del Chef Paco

Tamales con queso de cabra, chipotle y salsa de mango como solo en New Rebozo.

Tamales con queso de cabra, chipotle y salsa de mango como solo en New Rebozo. Foto: Brenda Storch

Ya se acerca el Día de la Candelaria, y para ponerle un toque original a la tamaliza, les traemos esta receta del Chef Paco, dueño del conocido restaurante New Rebozo, en Chicago.

El Chef Paco generosamente nos compartió esta receta para hacer estos deliciosos tamales de queso de cabra y chipotle con salsa de mango. ¡Que los disfruten!

Masa

  • 1 kilo de masa blanca de maíz para tamal
  • 1   1/2 tazas de caldo pollo o agua
  • 1  taza de aceite de olivo
  • 1 cucharada de sal
  • 150 gr. de queso de cabra
  • 1 cucharadita de salsa de chile chipotle
  • 35 rectángulos de hoja de tamal de unos 18 x 15 cm.

Salsa

  • 2 mangos, pelados y cortados en cubitos
  • 1 chile jalapeño
  • 1/2 cebolla picada
  • 1/3 pimiento rojo finamente picado
  • 1/3 pimiento amarillo finamente picado
  • 1/2 manojo de cilantro cortado en pedazos pequeños
  • Sal y pimienta al gusto

Pon lo ingredientes en un recipiente hondo y mézclalos hasta que estén bien incorporados.

Preparación:

  • Mezcla la masa en el caldo hasta que quede incorporado todo. Prueba la sazón.
  • Con una cuchara sopera, pon en el centro de la hoja la masa, el queso de cabra y el chile chipotle.
  • Envuélvelo como un burrito de 5 x 7 centímetros. Salen como 36 tamalitos.
  • Prepara la vaporera con agua, pon los tamales y tápala.
  • Pón los tamales a cocer con flama alta.  Una vez que empiece a salir el vapor, baja la flama a fuego medio y deja cocinar durante alrededor de 50 minutos.
  • Déja reposar los tamales hasta servirlos con la salsa.

Oh My God!

Receta publicada con el permiso del autor. 

Carnitas Uruapan – The Best of Michoacán in Pilsen

Inocencio and Marcos Carbajal personally host patrons at Carnitas Uruapan.

Pride and Joy: Inocencio and Marcos Carbajal personally host patrons at their famous Pilsen restaurant Carnitas Uruapan.

Inocencio Carbajal becomes emotional as he shares a very personal story. In the late 70s, as a recent transplant from Uruapan, Michoacán, he had to make the decision to let go of his most precious possession- a medal of the Virgin of Guadalupe. “I asked Her to bless my choice,” says Inocencio, his eyes tearing up. “We bought our first piece of equipment with that money.”

Fast-forward four decades later, and Inocencio’s hardship has paid off.  As we arrived at the Pilsen eatery, a long line of patrons had already assembled.  Marcos Carbajal, Inocencio’s son, kindly invited us to tour the kitchen while we found a spot to talk.

The state of Michoacán in southwestern Mexico, is famous for its carnitas, one of Mexico’s favorite folk dishes. Usually cooked in large copper containers brought in from a specific neighboring town,  it is not uncommon to find this treat also being prepared in large stainless steel pots. “In many villages, eating carnitas is a Sunday morning ritual,” said Marcos, who periodically visits family in Uruapan, his father’s birthplace. “People know to arrive early, as typically only one pig is prepared, and they gather to eat after church. Many of our customers still follow this custom, but we cook a fresh batch every two hours.”

Although he kept in his heart the desire to go back to Michoacán at some point, Inocencio’s family and his growing business kept him in Pilsen. “All of a sudden, Marcos was ready to go to college, and I was happy that he had the opportunity,” said Inocencio. For Marcos,  the word “pigskin” is not merely a seasonal one- with a degree in Economics from the University of Michigan, and thinking of helping his dad, Marcos left his corporate job to work in the restaurant full time, while also pursuing a Master’s Degree in Entrepreneurship from Northwestern University.

Although Inocencio has not returned to Uruapan, he has brought Uruapan to Chicago with him. The path he chose was not easy but, he says smiling, “I would do it all over again”.

His eatery’s menu is perfectly simple, with many well-achieved crowd pleasers. From mouthwatering pork carnitas, to menudo, chicharrón en salsa de tomate ( chicharrón in tomato sauce, of which I took a big container home), cacti salad and even quesadillas de sesos (brain-stuffed quesadillas), this place is the real deal. In fact, the cueritos I tried here are the best I have ever had in both, texture and flavor.

Carnitas Uruapan did not disappoint. My stomach was full and happy, and after talking to Inocencio and Marcos, my heart was too.

¡Viva México!

Carnitas Uruapan

1725 W 18th St  Chicago, IL 60608

(312) 226-2654

www.carnitasuruapanchi.com

Claim your free carnitas taco with your to go order and and free order of chicharrón if you check-in on Facebook.

 

 

 

 

 

 

Carnitas Uruapan on Urbanspoon